La casa que genera discordia entre los vecinos de La Frontera

La casa que genera discordia entre los vecinos de La Frontera

La casa que genera discordia entre los vecinos de La Frontera

Es como si nada calmara el ruido que proviene desde aquella casa, calificada por algunos vecinos como un posible prostíbulo, hostal o discoteca clandestina. Residentes cercanos dicen que desde hace unos años, dos para ser exactos, se viene presentando esta situación y que actualmente piden eficacia a la policía de la comuna 14 de Medellín para solucionarla. ¿Qué ha pasado?

Le además: Vecinos se quejan del ruido excesivo de algunos vendedores ambulantes

Y fue en la madrugada del 30 de mayo cuando vecinos reportaron un incidente en dicha casa, ubicada a un costado de la unidad residencial Montecarlo, en la calle 18 sur con carrera 39A -183, La Frontera. “Escuchamos disparos en medio de una rumba horrible, en plena cuarentena. No puede ser posible que no se haya hecho nada al respecto”, comentan los vecinos, quienes pidieron reserva de sus nombres.

Según testigos, después de escucharse la supuesta balacera, los carros que se ubicaban en la casa salieron cuando la policía hizo presencia. “Y una mujer que estaba allí vino y se escondió acá en la unidad Montecarlo. Cuando la policía se fue, volvieron los carros y se prendió otra vez la rumba”.

Consultamos al capitán Ronald Duarte, comandante de Policía de El Poblado, frente al tema de esta casa que causa polémica entre los vecinos. “Hemos tratado de ubicar al propietario del inmueble, pero no ha habido respuesta. Estamos en plena investigación, basándonos en la normatividad en estos sectores con personal de turismo para así proceder con un control de raíz con la persona propietaria. Además, pendientes de si realizan aglomeraciones o fiestas para así actuar bajo la norma establecida”.

Lea también: ¿Son los extranjeros unos malos vecinos?

Aún así, residentes de la zona aseguran que las fiestas allí no paran. Incluso, han tomado fotos y videos que así lo comprueban. “El año pasado enviamos un derecho de petición a la Secretaría de Seguridad y Convivencia de Medellín, donde nos trasladan esta queja al comandante de la comuna 14, pero tampoco se ha dado una respuesta concreta”.

También, anexa a esta petición, se expuso una carta de la Inspección 14B de Policía Urbana de Primera Categoría, donde se le solicita a la comandancia de Policía de El Poblado, realizar “el recorrido de control” a dicho inmueble y verificar si se cumplen con las normas establecidas.

Reiteran los habitantes de La Frontera que la casa no está habitada y que solo es usada para dichas rumbas clandestinas. “Sabemos que es alguien poco amigable, que ya se ha enojado, por decirlo con palabras cariñosas, por nuestras denuncias. Hoy queremos que se nos escuche. No es posible que en plena cuarentena se presenten fiestas y se cometan estas infracciones. Estas son conjeturas, pero no sabemos si eso es un hostal, un prostíbulo, una discoteca… o qué. Solo sabemos con certeza que esa casa no tiene permiso para ese tipo de actividades comerciales”.

Aunque el ruido y estos hechos no son de manera constante, sí hay temporadas en que residentes de estas unidades vecinas se sienten perjudicados, inseguros y con temor a que pueda suceder algo de mayor magnitud. Por el momento, siguen a la espera de que las autoridades les respondan y que las actividades que se realicen en el inmueble sea de conocimiento público.

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co