Las leyendas urbanas que habitaron en los barrios de El Poblado

Personajes que marcaron la historia de El Poblado, Medellín

Las leyendas urbanas que habitaron en los barrios de El Poblado

Es como si habláramos del propio ‘Cosiaca’, aquel famoso personaje que vagaba por las cales de Medellín a principios del siglo XX, contando historias fantasiosas y llamando la atención de los transeúntes. Su nombre quedó plasmado en los libros de historia de la ciudad, gracias a esa huella que dejó entre los vecinos de la época. En El Poblado también existieron aquellas personas que se convirtieron en un símbolo del barrio, en parte de las anécdotas que hoy reviven para dibujar aquel consentido sector de nuestra infancia y juventud. ¿Quiénes fueron?

Azucena y Porcelana, dos personajes que marcaron historia en El Poblado. Fotos: cortesía ‘A mí me tocaron las Olimpiadas del Poblado’.

Lea también: Así recuerdan los vecinos a El Poblado viejo de su niñez y juventud

Residir en Poblado centro o por los lados de Provenza y Manila, era rodearse de historias como sacadas de un cuento de hadas. Al menos así lo aseguran los vecinos que vivieron su niñez en esos años, llenos de recuerdos y buenos momentos. Los vestidos floreados, peinados fuera de lugar y un maquillaje que no podía pasar desapercibido, eran las características de Azucena y Porcelana, dos vecinas del sector que, según quienes ahora las recuerdan, “asustaban a los niños”.

El grupo de Facebook ‘A mí me tocaron las Olimpiadas del Poblado’ fue el medio perfecto para que los vecinos revivieran estos personajes. “Recuerdo que en Semana Santa se vestían igual que los santos de las procesiones. Era algo muy particular”, comenta Lucía Restrepo, una de las vecinas de Provenza.

Cuenta la leyenda que una de ellas ya murió, pero que otra vive en el barrio Robledo. Más personas afirman que ninguna está con vida y que se perdió el rastro de dicha familia. “Tan lindas, dejaron historia con sus atuendos y combinaciones llamativas”, asegura Clara Franco, vecina de El Poblado.

Lea además: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

Moisés, aquel personaje misterioso que llamaba la atención en pleno Poblado centro.

Y así como Azucena y Porcelana, a quienes todos recuerdan con cariño y de una forma particular, también existió ‘El loco Moisés’, un personaje similar a ‘Cosiaca’, pero con otra característica más. “Cuando éramos niños le teníamos pavor, pero algunos de jóvenes le escuchamos unas historias inverosímiles e increíbles. Parecía ser omnipresente porque se lo podía encontrar uno en cualquier pueblo de Antioquia. Y tenia la costumbre de visitar las cárceles de algunos pueblos el día de la Virgen de las Mercedes y, en Diciembre (Navidad), les llevaba plata y regalos a los presos. Para algunos, un personaje típico de nuestros pueblos, para otros tenía algo de misterio”, así lo describe José Fernando Suárez, vecino y miembro de este grupo de Facebook.

Le puede interesar: Estas casas tradicionales aún cuentan la historia de El Poblado

Además, Moisés era considerado como un gran artista, quien aparecía por las calles de El Poblado mostrando todo su talento. Decían que este personaje vendía hojas de latón con plástico, elementos que él usaba para interpretar música con su boca. “Daba unos conciertos espectaculares (risas). Era un personaje que jamás se podrá olvidar en la vida… y no solo tocaba las hojitas de latón, también con las cáscaras de naranja se ponía a tocar”, cuenta Blanca Inés Agudelo, vecina de Manila.

Y así como aparecían, también se esfumaban de estos barrios, hasta perderles el rastro, como si de verdad fueran unas leyendas urbanas. Hoy solo queda el recuerdo, el mismo que reviven por medio de las redes sociales y que nos cuenta sobre esa vida de barrio que, al parecer, ya no volverá nunca más.

Le recomendamos: Si amas a El Poblado únete a este grupo de Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co