Las cicatrices de un accidente la impulsaron a transformar los estándares de belleza

Mujer, amor propio y aceptación del cuerpo

Las cicatrices de un accidente la impulsaron a transformar los estándares de belleza

Juliana Paucar, emprendedora del ser, mentora del autoreconocimiento y conferencista inspiracional, busca transformar su percepción de belleza.

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Una ráfaga de viento le sacudió la falda. Sin embargo, Juliana se acaloró. Tuvo que bajar la mirada para entender qué estaba pasando. La vela que regularmente le ponían a la Virgen de Chiquinquirá estaba en el piso y la llama había alcanzado la tela.

El poliéster se consumió en menos de 3 minutos. Se quemaba viva y quienes intentaron salvarla (entre ellos sus papás) también resultaron heridos.

Una toalla de algodón y la astucia de una empleada de la empresa familiar le salvaron la vida.

Además: Un semillero para eliminar la violencia contra la mujer en Belén

Estuvo internada en la clínica durante 6 meses con quemaduras de segundo, tercer y cuarto grado. Fue sometida a una reconstrucción de tejidos y perdió la posibilidad de caminar por 240 días. Lo más difícil fue, un año después, ver las cicatrices que quedaron en sus piernas.

“Lo más duro fue reconocerme de nuevo”. Fueron 3 años rechazando su cuerpo, viéndose como un defecto y ocultándose del mundo. Sin embargo, casi una década después, considera esta experiencia un arma de empoderamiento.

El proceso de sanación interior de esta vecina de El Poblado (Medellín) ha sido largo y continuo. “En medio de ese camino me di cuenta del poco valor que nos damos las mujeres por encajar en los estándares de belleza que nos impone la sociedad y no es justo con nostras mismas“.

CAMBIOS DE VIDA NECESARIOS

En 2020 cuando ya tenía “carro, casa y beca” y poco le importaba el qué dirán, Juliana, negociadora internacional, especialista en Gestión de pequeñas y medianas empresas y magíster en Dirección de Empresas de Moda, decidió dejar la docencia y su carrera.

Ya llevaba 4 años tratando de cambiar la percepción de belleza. Mostró su cuerpo en redes sociales para que otras mujeres no solo vieran la imagen perfecta de las modelos o artistas, sino también la de ella y de otras con historias similares a la suya.

También: Mapa colaborativo: ¿Dónde se sienten más acosadas las mujeres en Medellín?

Así como empezaron a llegar mujeres que se identificaban con lo que publicaba en Belleza Absurda, como nombró su perfil, llegaron personas pidiéndole ayuda en sus procesos de autoreconicimiento y a eso se dedica hoy, a dictar conferencias, a hacer talleres y a entregar herramientas de amor propio.

“Mi belleza es absurda. Caderona, morena y llena de cicatrices, pero aún así me amo, me adoro, me trato bien y creo en mí. Tengo miedos, claro, sin embargo, me siento capaz de alcanzar lo que quiera porque mi físico no es un impedimento”, dice.

Importante: Si se siente orgulloso de habitar en El Poblado únase a este grupo de Facebook
Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co