Orlando, un vecino de El Poblado que inspira con su canto y gastronomía vegana

Hombre vegano y cantante de música clásica en Medellín

Orlando, un vecino de El Poblado que inspira con su canto y gastronomía vegana

Una voz prodigiosa que se escucha con regularidad en el barrio Astorga de El Poblado, lugar donde vive Orlando Jaramillo, un vecino que es reconocido por su talento en el canto coral y por esa pasión que siente por la gastronomía vegana. Es ingeniero químico de la Universidad Nacional, emprendedor y un ‘gomoso’ de la era digital, espacio donde interactúa con otros artistas del mundo.

Orlando en una sesión virtual, en compañía de su sobrina, una pianista y alumna de la famosa artista Teresita Gómez.

Su padre, un campesino de Pensilvania, Caldas, fue el encargado de inculcarle a su hijo ese amor por la música religiosa. “En mi casa solo se escuchaba la música clásica, así que ese fue mi referente desde que yo era un niño. Cuando estudiaba en la escuela de varones Francisco Herrera Campuzano (hoy en día la estación de policía de El Poblado, barrio Manila), la profesora me ponía a cantarles a los niños, encima de un pupitre, porque ella se daba cuenta que yo tenía una voz especial. Ahí me fui motivando más por el canto”, comenta el vecino.

Lea además: El cantante que alegró, en medio de la cuarentena, a los vecinos de Envigado

La música barroca ha sido la gran inspiración de Orlando. Ya en su época de bachillerato comenzó a coleccionar casetes de este estilo musical. “Fui un aficionado de Radio Bolivariana, la emisora de la UPB, en la década del 70. Allí emitían un programa todos los sábados a las 3 p.m., llamado ‘El concierto barroco’. Sin falta yo grababa esta música en casetes y armé una colección muy significativa… y apenas era una adolescente”.

Amor por los coros

Mientras estudiaba su carrera de ingeniería química, Orlando buscaba espacios para desarrollar su talento. El canto coral se convirtió en su gran amor. “Ya en la década de los 80 comencé a cogerle gusto al canto coral. Empecé a cantar en el coro de la Bolivariana porque el director era muy amigo de mi hermana. Les gustó mi voz y ahí me quedé por un buen tiempo. Inicié con clases privadas de canto y lectura musical, hecho que me permitió educar más mi voz. Desde esa época, hace unos 35 años, vengo dedicándome al canto coral, participando, también, de muchos eventos internacionales”.

Lea también: El CES apoya a artistas y universitarios por medio de un festival virtual

Y ese prodigio de voz que tiene Orlando se ve reflejada en el campo virtual, hoy más que nunca. “La tecnología es muy importante en estos tiempos de cuarentena y me ha parecido una herramienta maravillosa para acercarnos más a colegas de otras partes del mundo. Hoy hacemos parte del ‘Coro virtual’ de Eric Whitacre, donde participamos cerca de 18.000 personas desde hace unos 6 años aproximadamente”.

Y mientras su voz deleita a todos los vecinos, su creatividad también se forma en la gastronomía vegana. “Gracias a la ingeniería química me fui metiendo por ese lado de producción de alimentos. En ese tiempo de estudiante no existía todavía la ingeniería de alimentos, entonces los ingenieros químicos realizábamos esas labores. De niño tuve una formación vegetariana, de respeto hacia los animales, de no mirarlos como un objeto sino como un ser. Me metí en el cuento empresarial y cada día despierto con la creatividad y las ganas de crear más cosas, ya sea en el canto o en la gastronomía vegana. Mi familia es testigo de mis producciones artesanales, a base de proteína vegetal”.

Y es desde ahí que este vecino envía un mensaje a la industria. “Que se apoye más la labor del campesino y que el veganismo sea parte de nuestra conciencia ambiental. Es urgente que cuidemos el medio ambiente y produzcamos alimentos artesanales, desde nuestros barrios, desde el hogar, para tener una alimentación sana y productiva”. Así se escuchan los cantos de Orlando Jaramillo, un vecino sereno y buena onda, que hoy cumple sus sueños a través de la música y los sanos alimentos.

Le recomendamos: Así vive una familia vegana en Medellín

Coro virtual al que pertenece Orlando Jaramillo. Allí interactúa con sus demás colegas de varias partes del mundo.

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co