Ángela sacó adelante a su familia a punta de guacamole

Ángela sacó adelante a su familia a punta de guacamole

Ángela sacó adelante a su familia a punta de guacamole

Después de perderlo todo, esta vecina de El Poblado (Medellín) creó una empresa familiar que ahora les permite vivir tranquilos. Conozca su historia.

Todos los días, desde hace 3 años y medio, Carlos Manuel está las 5:30 a. m. en la Central Mayorista para comprar unos 50 o 100 kilos de aguacates. Ya en casa Ángela María es la que los maja y les añade esos menjurjes que les han permitido, a punta de guacamole, sacar a su familia adelante.

Aunque de profesión Ángela María Congote es administradora de empresas, se ha dedicado a tantas cosas en la vida que ya perdió la cuenta. Lo que sí tiene claro es que cada vez que se ha caído, se ha puesto de pie con la frente en alto y de la mano de Carlos Manuel Parra (su esposo) y sus 4 hijos.

Por eso, hace unos años, cuando lo perdieron todo, a 2 de sus hijas se les ocurrió vender patacones con ese guacamole casero que no daba un brinco cuando sus compañeras de clase iban a casa.

“Con las ventas ayudábamos a solventar nuestros gastos. En ese entonces (2010) estudiábamos en el Palermo y cada 8 días llevábamos todo para prepararlos. Nos tocaba hacerlo a escondidas, porque ese tipo de actividades estaban prohibidas dentro de la institución, sin embargo, cuando nos pillaban, llamaban a mi mamá y a la semana siguiente volvíamos a vender”, cuenta Paulina.

Lea además: ¿Qué comer en un restaurante mexicano? 

Ya en la universidad estas vecinas consiguieron trabajo y Ángela María se dedicó a la bisutería. Dos años después, con el boom de las redes sociales, quisieron retomar ese negocio familiar. Aprovecharon el montón de seguidores de Susana, la menor de la casa, en Instagram y ese primer día vendieron 98 frascos. ¨Empezamos a recibir pedidos cada mes, luego cada 15 días, cada 8, hasta que ya los encargos eran diarios¨.

La receta del guacamole, es especialidad de la casa. Doña Ángela, que nunca se ha considerado buena cocinera, “porque soy de las que se le quema un agua hirviendo”, fue la creadora. Con el tiempo le ha ido afinando algunas cosas: un poco más de cebolla, menos cilantro y la combinación de 2 variedades de aguacate.

Salieron a tocar puertas: vecinos, amigos y algunos restaurantes; crearon la marca Guaca Guaca e idearon una salsa roja que llamaron Tomatín. “Los que más me alegra es que todo el que compra repite, eso debe ser porque es muy bueno”.

Desde las 6:00 a. m. comienza la función. La empleada del servicio pica los ingredientes, mientras que el resto de la familia se encarga de las redes sociales, las cuentas, la logística y los pedidos. Ángela María no sale de la cocina, su única tarea es hacer mucho guacamole, al fin y al cabo ninguno conoce la fórmula secreta.

Le sugerimos: El amor por la repostería unió a este par de hermanas

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Marzo 26, 2020

Categoría

El Poblado, Emprendedores, Gente

Tags

adulta, alimentación, Antioquia, arepa, cocina, comida, dip, dips, domicilio, el poblado, emprendedora, emprendimiento, encargo, familia, guacamole, madre, mamá, Medellín, mes, nachos, patacones, salsa, señora