Estas casas tradicionales aún cuentan la historia de El Poblado

Fotos de casas antiguas en El Poblado (Medellín)

Estas casas tradicionales aún cuentan la historia de El Poblado

Tan escasas como encantadoras, así son estas construcciones antiguas que relatan a un Poblado familiar, tranquilo y con la esperanza de que sus recuerdos no desaparecerían. Las anécdotas no se van, pero sí van esfumándose aquellas personas y casas, pocas de ellas que aún se conservan en un sector donde el comercio, las vías congestionadas y grandes edificaciones abundan sin control. Nos encontramos con esas historias de nostalgia, contadas por quienes aún sobreviven al paso del tiempo.

Rodrigo Escobar y su hermana Beatriz, orgullosos de vivir en una casa construida hace más de 100 años y que hoy es el centro de esta familia. Fotos: Daniel González Jaramillo

A don Rodrigo Escobar no le pesa la lengua para decirnos que hace 74 años vive en esta casa, ubicada en el barrio Manila, a una cuadra de la estación de Policía de El Poblado. “Esta casa puede tener más de 100 años porque acá vivieron mis abuelos y mis padres. Hoy en día vivo acá con mi hermana, mi hijo y mi esposa, en una construcción que es de lo poquito que queda en El Poblado”, recuerda que la calle que pasa por el frente “era una carretera estrecha, rodeada de mangas, donde jugábamos todos”.

Lea además: Estos vecinos de Envigado muestran con orgullo sus antiguas casas familiares

Marta Libia Villa reside hace 50 años en esta casa en la loma de El Tesoro. Se conserva tal cual, como una construcción campesina tradicional, cuyos vecinos, residentes en grandes torres de apartamentos, la admiran y consienten como si fuera suya.

Así se ve por fuera la casa de doña Marta. Ella asegura que las personas piensan que es un vivero por la cantidad de plantas que la adornan.

Y nos encontramos con una casita campesina… como para adorarla toda la vida. Es un oasis en medio de las calles y edificios que ensordecen en la comuna 14. Es la casa de doña Marta Libia Villa de Ramírez, quien hace 50 años reside en este hogar, ubicado en la loma de El Tesoro, a  pocos metros del centro comercial. “Todo el que pasa por aquí piensa que esta casa es un vivero por el montón de matas que tengo (risas). Y acá permaneceré hasta el día en que me muera porque vivo feliz con mis hijos. La arquitectura de la casa no la hemos cambiado para nada y hoy en día tengo una tiendecita pequeña y un negocio de almuerzos como para distraernos (risas)”.

Lea también: Las tradicionales tiendas de barrio que aún se conservan en El Poblado

La casa de los Velásquez Uribe está cerca de cumplir un centenario. Allí vive Olga Lucía Velásquez, a quien se le encharcan los ojos al recordar su niñez y a aquellos padres que siempre quisieron conservar la unión familiar.

Y sentados en el pasillo de aquella casa que nos llamó la atención, Olga Lucía Velásquez Lopera nos contaba la historia de su consentida casa, una de las más bonitas de Manila. “En 2021 la casa cumplirá 100 años de haberse firmado la escritura, un siglo repleto de lindos recuerdos. Es una familia tradicional paisa que cosechaba el café en estos terrenos, todo un orgullo para los miembros de este hogar”.

La carrera 43 B de este barrio luce como ese punto donde la historia se niega a morir. “Todavía hay paredes de bahareque por lo que tratamos de conservar la arquitectura de la casa, su forma antigua. Esta es, en toda la extensión de la palabra, la casa de abuelos, donde se reúne toda la familia, hoy herencia de los nietos”, agrega Olga Lucía. Sus padres, Ana Fabiola Lopera y Miguel Antonio Velásquez, dejaron esta bonita energía en sus descendientes, que con mucha alegría cuentan las anécdotas de varias generaciones.

Le sugerimos: Los antiguos teatros de Laureles a los que los vecinos iban a cine

Casa tradicional que se respete tiene su imagen religiosa en el jardín. “Recuerdo que cuando mi mamá vio la Virgen sobre esa piedra ella pensó que era una aparición… y así se mentalizó siempre. A mi mamá, según ella, se le apareció la Virgen en aquella piedra”, recuerda Olga Lucía.

Y al otro extremo de la calle, doña Carmen Velásquez, propietaria de otra de estas tradicionales casas, nos contó de rapidez: “Hace unos 65 años vivo acá en esta casa, que era de mis tíos. Tómele la foto, si quiere, pero no me tome fotos a mí (risas)”… y se fue a hacer sus vueltas. Claro que le tomamos la foto, infaltable, para contarles que aún hay familias, paisas de pura cepa, que cuidan estas construcciones como su más preciado tesoro.

Y a un costado de esta casa se ve a Carmen, de espaldas, sacando a su perro. No quiso fotos, pero sabe que su hogar es de los más admirados del sector.

Le recomendamos: Así recuerdan los vecinos a El Poblado viejo de su niñez y juventud

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co