A esta familia de Belén tener carro eléctrico le cambió la vida

Experiencia de familia de Medellín con un carro eléctrico

A esta familia de Belén tener carro eléctrico le cambió la vida

Una familia residente de la urbanización Siempre Verde, en la Loma de Los Bernal, decidió arriesgarse a cambiar la gasolina por la electricidad. Ellos le contaron a Gente su experiencia.

Ante los episodios de contingencia ambiental por la mala calidad del aire, que hemos vivido en los últimos años en Medellín, vecinos como Jorge Zuluaga y su familia tomaron la decisión de transportarse utilizando un vehículo eléctrico, a pesar de todos los mitos sociales que tienen sobre él, lo más importante es que genera cero emisiones de partículas contaminantes para el aire que respiramos.

“Llevábamos un año pensando en cambiar el carro, lo único que teníamos claro era que no podíamos bajarnos de un vehículo térmico para pasar a otro igual. Luego de asesorarnos en su funcionamiento, con varias marcas, decidimos comprarlo apenas en enero”, contó el vecino.

Aunque el precio es más costoso que un auto convencional, la razón que los impulsó al cambio fue “las restricciones que van a tener los vehículos a gasolina serán cada vez mayores y pensar en la difícil situación ambiental que vive la ciudad. Con esto no se soluciona el problema, pero así comienza, cada vecino debe poner su granito para ayudar”, explicó Jorge Zuluaga.

Este vecino jamás había tenido la oportunidad de conducir un vehículo eléctrico. Por esta razón, al comienzo siempre hay algunos prejuicios sociales que llaman la atención de los conductores, como por ejemplo la pérdida de potencia en las lomas o que la batería del carro se acaba muy rápido y te deja botado en cualquier parte.

Lea además: Belén tuvo el primer taxi eléctrico de Medellín

“Los mitos que yo compartía han quedado enterrados al experimentar. He subido lomas en Los Bernal y en El Poblado con facilidad, me atrevería a decir que a veces supero a vehículos grandes alrededor, mientras que con el sistema de carga recorro 250 kilómetros y solo pagó 18.000 pesos de electricidad”.

Lo que antes eran 70.000 pesos para recorrer la misma distancia, el vecino evidencia un ahorro económico. Además de contar con una estación de recarga en el parqueadero de su unidad para evitar el desplazamiento a otros puntos de recarga.

“Al principio fue difícil por la instalación de la estación de carga, era la primera en la unidad y los vecinos tenían curiosidad sobre qué era y cómo funcionaba. Sin embargo, desde la administración me apoyaron para la instalación que cuesta alrededor de los 3 millones de pesos y obviamente yo cubro lo que gaste de electricidad, sin importar que este puesta en las zonas comunes”, explicó Zuluaga.

Este vecino piensa que la adquisición del primer carro eléctrico en la unidad Siempre Verde puede ser una prueba piloto para que otros vecinos se animen a realizar el mismo cambio y dejen atrás la idea de que es un proyecto imposible.

Le sugerimos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Belén

“Hay vecinos que nunca habían visto un carro eléctrico, conocen poco acerca de esta tecnología y por eso no se atreven a cambiarlo. Creo que la Alcaldía debe mejorar en el tema de incentivos porque en la compra de mi vehículo, no tuve ningún beneficio, quien adquiere un vehículo eléctrico lo hace por decisión propia de cuidar el ambiente y no por campañas de la Administración Municipal”, comentó el vecino.

Por su parte, su esposa Olga Penagos, manifiesta sentirse feliz y tranquila porque “aparte de sentir que viajamos en una nave espacial, ya que el auto no emite ningún ruido, nos queda la conciencia tranquila de que estamos contribuyendo al mejoramiento de un mejor aire. Aún estamos a tiempo de tomar estas medidas de precaución, ojalá no sea demasiado tarde, cuando por necesidad tengan que hacer el cambio total a la tecnología eléctrica”.

Aunque el vehículo es limitado para realizar viajes a larga distancia, el vecino asegura que “debemos tomar conciencia de que si queremos pasear a otras ciudades, deberíamos utilizar otro sistema de transporte como buses o aviones. No podemos viajar hasta La Guajira usando carros a gasolina que contaminan”.

Según datos de la Secretaría de Movilidad de Medellín, en la ciudad hay 247 automóviles eléctricos que se clasifican en taxis y particulares. Además hay 462 híbridos para un total de 709 carros amigables con el ambiente. Además hay 9 camionetas, 2 camperos, 8 ciclomotores, 53 cuatriciclos y 18 motocicletas 100 % eléctricos. Siendo solamente el 31%, mientras que el 69% son vehículos híbridos, es decir, eléctricos y con gasolina.

Siga leyendo: Rutas alimentadoras de Belén y Laureles tendrán buses eléctricos

*Esta nota fue publicada originalmente en la edición impresa del Periódico Gente Belén – Laureles del 20/03/20.
Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co