A estos chefs de El Poblado la pandemia los unió como a una familia

Cocineros de El Poblado, Medellín, se unieron por la pandemia del coronavirus

A estos chefs de El Poblado la pandemia los unió como a una familia

Guardaron el ego y a sus intereses particulares en uno de los cajones de sus cocinas. La familiaridad y la unión son esos valores que hoy unen a estos chefs de El Poblado, cuyos negocios fueron golpeados fuertemente por la cuarentena. En esta reapertura pusieron sobre la mesa un nuevo comienzo, el mismo que hoy comparten con orgullo y mayor felicidad. Hablamos con Santiago Isaza y Pedro Fernández, dos reconocidos profesionales en el mundo de la gastronomía nacional.

Santiago Isaza, experto y apasionado por la cocina de mar. Foto: cortesía

Se llama Pedro Fernández, pero lo conocen más fácilmente por ‘The Chef is Back’, un cocinero de amplia trayectoria, a quien podemos ver en la zona rosa de El Poblado, deleitando con sus ricas creaciones. Tiene un taller de cocina, ubicado en la calle 10A, y se ha dedicado especialmente al negocio de catering para eventos y domicilios, punto que ha venido reactivando de a poco en este nuevo proceso. “Uno de los regalos más bonitos que hemos tenido los cocineros es el colegaje que construimos durante esta pandemia, precisamente para darnos la mano y ayudarnos en las dificultades”.

Lea también: Pese al cierre de Casa Molina, Álvaro seguirá cocinando

Asegura que una de las claves que lo impulsó a superar la crisis fue “actuar. Uno no se puede quedar esperando a que las cosas lleguen por sí solas. Para mí, la acción es muy importante para que todo fluya”.

Y esa teoría la aplicó al pie de la letra. Actualmente, Pedro tiene una fundación, construida con su esposa a raíz de las problemáticas producidas por el virus. “Arrancamos con un taller de cocina virtual llamada ‘The love is back’ (‘El amor está de regreso’) y poder acceder a la gente desde la distancia. Fuimos evolucionando y decidimos crear una plataforma digital con recetas interactivas”.

Según Pedro, el 30% de las utilidades de esta plataforma son destinadas a su proyecto de huertas, creadas en comunidades vulnerables. “Encontramos una comunidad indígena que está en la comuna 3 de Medellín, barrio La Honda, con 42 familias, unas 190 personas, que ya tienen su huerta, especialmente para los niños. Nuestro objetivo es explicarle a este público infantil sobre la vida del campo y cómo podemos ser más conscientes con el medio ambiente”.

Pedro Fernández, también conocido en el mundo de la cocina como ‘The Chef is Back’. Foto: Daniel González J.

Una vida dedicada al mar

“Si al vecino le va bien, a nosotros también”, es la frase que expresa Santiago Isaza, a quien encontramos unos metros más adelante de ‘The Chef is Back’. También hace parte de esta familia de cocineros que se reencontraron más amablemente, gracias, quién lo creyera, a una pandemia que quiso acabarlos.

Es propietario del restaurante Pesqueira, ubicado en la 38 con calle 10. “Lastimosamente nos tocó salir de varios empleados durante la cuarentena, pero hoy vemos con alegría como pudimos recuperarlos a todos y traerlos de vuelta. Eso, también, gracias a que el gremio gastronómico de esta zona se unió para que eso fuera posible”.

Lea además: A ellas las une la cocina y el buen comer

Santiago es apasionado por la vida marina. Es buzo y un abanderado de la pesca sostenible, cualidad que lo ha hecho reconocer como uno de los chefs más importantes del país, en cuanto a gastronomía de mar se refiere. “Me siento un poco más tranquilo porque los clientes han empezado a llegar de nuevo. Una de las claves fue la unión entre nosotros mismos como negocio y también la familiaridad que surgió en este gremio, uno de los más golpeados por la pandemia”, expresa el chef.

Tanto Santiago como Pedro se han convertido en unos voceros del sector de la gastronomía, lo que antes no se presentaba o era raro. “Por tradición, los cocineros hemos sido muy solitarios y encerrados en nuestro propio círculo de negocio, con egos grandes y una terquedad bastante dañina. El virus lo que hizo fue traer al gremio la compasión y la empatía; ponerse en los zapatos del otro y ayudarse mutuamente”, comenta Isaza.

Y así va resurgiendo la comunidad de restaurantes en El Poblado. De a poco, pero con una infinita esperanza de que todo sea igual o mejor como antes. Estos vecinos son el reflejo de esa fe que continúa intacta entre una familia que trabaja incansablemente para salir adelante.

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co