Estos vecinos llenan sus balcones de tradición… y de matas

Estos vecinos llenan sus balcones de tradición... y de matas

Estos vecinos llenan sus balcones de tradición… y de matas

Pareciera que fueran parte de la tradición envigadeña, cuyas familias hacen lo que sea por cuidar las matas como si fueran sus propias hijas. Esto se nota en varios barrios del municipio, donde los balcones de las casas y apartamentos más tradicionales aún conservan la magia de años atrás. Algunas de estas familias nos abrieron sus puertas… y sus balcones.

Laura Heredia, en compañía de sus matas y mascota. Fotos: Daniel González J.

La primera en saludar fue la familia Heredia, la misma que lleva más de 40 años en el barrio San Mateo, a pocos metros de la canalización de La Ayurá. Uno de esos balcones resalta por la cantidad de plantas que allí residen, al cuidado de la tía Laura Heredia, una vecina que ya perdió la cuenta de cuántas matas tiene en su casa.

Lea además: Estos vecinos de Envigado muestran con orgullo sus antiguas casas familiares

“Esto ha sido tradición de toda la vida en esta casa. Acá más que todo hay novios (especie de planta), que siempre me han parecido muy bonitos”, comenta doña Laura. Y en eso coincide su sobrina, Janeth Heredia, quien siempre ha admirado la labor de su tía. “Primero fue mi abuela y luego siguió ella con la tradición. Este balcón ha sido muy llamativo por esa razón”.

Jairo de Jesús Velásquez, vecino del barrio San Marcos.

Nos despedimos de los Heredia y nos fuimos para el barrio San Marcos. Oh, sorpresa la que nos llevamos en la 43 A, cerca al Parque de La Fecundidad. Un balcón que, según uno de los vecinos, parece salido de la película ‘Jumanji’. Se trata de la casa de Jairo de Jesús Velásquez Ángel, un residente ya tradicional de Envigado (65 años en el municipio) y amante de las plantas.

Lea también: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Envigado

Así se ve desde abajo el balcón de Jairo.

Subimos hasta su balcón y nos encontramos con decenas de matas. “Me fascina el jardín y trato de llevar siempre un mensaje de cuidado hacia la naturaleza. Acá tengo novios, flor de Navidad, la cera blanca, galateas… en fin. Cada una tiene su cuidado especial”, cuenta don Jairo, quien también nos dice que seguirá comprando matas hasta el fin de sus días.

Y así como don Jairo, Luz Stella Gutiérrez, vecina del barrio La Magnolia, dice que sus matas son una verdadera terapia. “Yo me vengo para el balcón, las consiento y hasta hablo con ellas (risas). El año pasado cuando estábamos en esas cuarentenas, este espacio me sirvió mucho para distraerme“.

Le puede interesar: Para Juliana las suculentas son su terapia de amor

Orégano, novios, anturios y hasta orquídeas adornan el balcón de doña Luz Stella. “Mis hermanos y demás familia también tienen muchas matas en sus casas. Ya es tradición y por eso no las voy a desamparar. No solo en el balcón si no donde haya espacio”.

Vecinos que la tienen clara a la hora de decorar sus balcones. Estas plantas forman parte de sus vidas y, muy seguramente, estarán allí, como dicen ellos … “hasta que San Juan agache el dedo”.

Balcón de Luz Stella en La Magnolia.

Le recomendamos: Si amas a Envigado únete a este grupo de Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co