Una casa antigua es el punto de reencuentro para amigos de Laureles

Una casa antigua es el punto de reencuentro para amigos de Laureles

Fue en la década del del 40 cuando los esposos Soledad Restrepo y Carlos Jaramillo llegaron a la casa ubicada en la carrera 77 con calle 42, barrio Laureles, zona conocida como Lorena. Una vida tranquila, de buenos vecinos y recuerdos que hoy en día no se pueden borrar de la memoria. Soledad y Carlos formaron su hogar en una de las casas más llamativas de la cuadra…. grande y esquinera.

Pintura de Luz Inés Vélez de la fachada original de la casa.

Lea también: Después de varios nombres mi barrio se llamó Lorena

Fueron 10 hijos que nacieron, fruto de un amor que era característico de las familias de este barrio. La vida siguió su curso, los queridos esposos mueren y en la década del 90 sus hijos se dispersan, cada uno con sus respectivas familias. La casa de los Jaramillo entraría así a una época moderna, cuando las construcciones antiguas ya no eran merecedoras de valor.

La casa esquinera se transformó en una tienda, hace más de 20 años, pero sin perder la esencia de un barrio que permanece en pie. ‘La esquina del sabor’, como fue bautizado este lugar, es el punto de encuentro de aquellos amigos y familiares de los Jaramillo, quienes no dudan en expresar los sentimientos que esta esquina les genera.

Le puede interesar: Si amas a Laureles únete a este grupo de Facebook

La casa se convirtió en ‘La esquina del sabor’, un lugar para el reencuentro. Fotos: Jaime Pérez

Lea además: Exvecina de Laureles es famosa por contar las historias de su niñez en el barrio

“Da mucha nostalgia estar acá y recordar así esa época tan bonita, del 70 y 80, con mis amigos del barrio, esos que aún permanecen”, comenta Juan Fernando Betancur, vecino y amigo de la familia Jaramillo. Jairo González, nieto de Soledad y Carlos, y que también vivió por algunos años en esta casa, dice que “es muy bonito que nos reencontremos acá y que haya tan buen ambiente en la que actualmente es una tienda. Venir a este sitio es revivir nuestra niñez”.

‘La esquina del sabor’ es propiedad de los Betancur, una familia que también es vecina de Laureles. “La tienda no solo es el punto de encuentro para los amigos de Laureles. Hay gente de otras zonas que viene hasta acá para pasar un rato agradable”, comenta Pilar Betancur, una de las socias de la tienda. La memoria de los Jaramillo Restrepo permanece en la casa, una cualidad que hace de aquella esquina un espacio para la nostalgia de aquel viejo Laureles.

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Laureles

Jairo y Juan Fernando, dos viejos amigos del barrio.

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

(Visited 362 times, 1 visits today)