12 años siendo abuela cuenta cuentos

12 años siendo abuela cuenta cuentos

Gloria es voluntaria del Parque Biblioteca de Belén desde que inició este programa de lectura. Conozca la historia de esta mujer dulce, empoderada y buena conversadora.

Las cerca de 360 personas parecen no parpadear. Cada palabra las lleva a un mundo inimaginado. Gloria no solo habla con la boca, lo hace con las manos, con los pies.

Para donde ella se mueve la siguen los ojos expectantes. Al final, una buena historia, un fuerte aplauso y la satisfacción del deber cumplido.

Cuando Gloria María Hernández estaba en el costurero del colegio, las monjas no la ponían coser , si no a leerle en voz alta a sus compañeras. Hoy, 60 años después, esta vecina de Belén Rosales quiere pensar que las religiosas vieron en ella el mismo “don” que tenía su mamá.

Lea también: Sus cuentos y novelas invitan al autoestima y el respeto por la diferencia

“Desde que se levantaba hasta que se acostaba ella estaba leyendo o haciendo obras de caridad. De hecho, recuerdo que estando muy niña me llevaba todos los miércoles para la Clínica Soma a cuidar el esposo de una amiga que tenía cáncer, yo lo limpiaba, le hablaba, le hacía masajes y 12 años siendo abuela cuenta cuentos todo el mundo se quedaba aterrado del amor con que lo hacía, pues de ella también heredé esa pasión por ayudar a los demás”.

Por eso, hace 12 años, cuando supo que el Parque Biblioteca Belén iba a adoptar el programa de Abuelos Cuenta Cuentos, Gloria se imaginó yendo a los hospitales a leerle a los pacientes oncológicos.

“Me apunté como voluntaria y comencé a capacitarme. Allá me pulieron el don, me enseñaron sobre técnica vocal, cuentería y expresión oral y corporal. No existe taller que se me haya escapado, los he aprovechado todos”.

Lea además: Así funciona la primera Biblioteca Libre de Envigado

Las anécdotas de Gloria son cientos, que se pueden resumir en amor y servicio social. “Lo que más me gusta de lo que hago, además de leer, es el contacto con las personas, la alegría y el entusiasmo cuando escuchan un cuento, pero no siempre les leo, a veces lo que necesitan es compañía, silencio, un abrazo, una palabra de aliento o una oración”.

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fotos Jaime Pérez