Violencia hacia la mujer en Envigado no es solo un asunto de género

Violencia hacia la mujer en Envigado no es solo un asunto de género

Violencia hacia la mujer en Envigado no es solo un asunto de género

Es una realidad que nos compete a todos. A pesar de que las cifras están en análisis y no siempre actualizadas, qué pasa en Envigado, cómo acompañan las autoridades, a quién se debe acudir.


Envigado y su acreditada calidad de vida no escapan de una realidad regional, nacional, mundial. En sus casas y calles, junto a los beneficios de los que goza su población, también habita y camina la violencia de género. Nuestras mujeres siguen siendo maltratadas, violentadas, abusadas.

Hablando, por ejemplo, de esa última situación y centrándola en el abuso sexual, el más reciente estudio situacional de salud o informe epidemiológico de Envigado —el de 2016, puesto que la información de 2017 está todavía en análisis— muestra que ese año fueron reportados en diferentes establecimientos de salud públicos y privados a los que acudieron mujeres víctimas de ese delito un total de 31 casos.

De acuerdo con los datos, por cada 100.000 habitantes (sobre una población de 227.000 para 2016) se registraron 14 casos (frente a los 16 de 2015), y fueron las zonas 6 (barrios San Rafael, La Mina, El Salado, El Chinguí y San José) y 3 (Las Orquídeas, Las Flores, La Sebastiana, Uribe Ángel y Alto de Misael) las que reportaron más situaciones.

Contexto de la noticia: La lideresa Mónica Castro sigue desaparecida

Ante el desconocimiento (lamentablemente la información desagregada por género es escasa, excepto en el sector de la salud) y ante el temor y la mala costumbre de no denunciar, están aquellas mujeres que han preferido hacerlo público y, aparte de compartirlo en sus redes sociales y en los medios de comunicación, se han acercado a la Fiscalía con el fin de dejar un precedente y encender una alarma que no debería desactivarse.

Entre los casos recientes y conocidos están la agresión sexual a una pasajera del metro en la estación Envigado, la golpiza que recibió una estudiante mientras caminaba una noche a su casa, el temor que sintió otra ciudadana cuando se dirigía a su puesto de votación en elecciones presidenciales y fue intimidada por hombres que caminaban detrás de ella y que podrían ir con otros que le hacían propuestas desde camionetas y la desaparición, desde hace 57 días, de la lideresa Mónica Castro.

Las autoridades locales conocen la realidad. En el caso de Castro, por ejemplo, la Secretaría de Seguridad y Convivencia, por medio de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, continúa en la investigación y ofreció una recompensa de hasta 10 millones de pesos para aquellos que brinden información que permita dar con el paradero de la residente del barrio Obrero y presidenta de su Junta de Acción Comunal (Jac).

Otro caso: En Envigado preocupa la vulneración a las mujeres

Asimismo, informó el despacho, “los padres y familiares de Mónica han recibido total acompañamiento y solidaridad de parte de la Alcaldía. Semanalmente continúa el seguimiento del caso en los consejos de seguridad, donde se reciben los informes de la Fiscalía y de la Policía, a través del Gaula. A estos organismos se les ha pedido mayor celeridad en las investigaciones”.

También al pie de las situaciones, y con otro tipo de estrategias, está la Secretaría de Equidad de Género, la misma que, según el Plan de Desarrollo de la ciudad, recibió para el cumplimiento del programa “Mujeres con dignidad y equidad” (de la línea 2, y que incluye, entre otros proyectos, acompañamiento, capacitaciones, sensibilizaciones, talleres, foros y asesorías) una inversión de 10.225 millones 600.000 pesos.

La dependencia avanza en la ejecución de los proyectos. Hablamos con la secretaria Andrea Hernández, a quien le preocupa el impacto de “esta dura realidad cultural” y compartió con nosotros algunas de las acciones adelantadas. Aquí le contamos un poco.

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co