Las ciclorrutas están llenas de obstáculos

Las ciclorrutas están llenas de obstáculos

Las ciclorrutas están llenas de obstáculos

A los obstáculos de todo tipo que tienen que enfrentar a diario los ciclistas se suma la carencia de nuevos kilómetros de pistas que iban a ser construidos.

Todos los días, desde hace 4 años, antes de las 7 de la mañana, Gabriela Ranowsky sale de su apartamento ubicado sobre la calle 36, en Conquistadores. Dependiendo de su destino, toma su propia bicicleta o utiliza una del sistema EnCicla y comienza a recorrer varias de las ciclorrutas trazadas en la ciudad.

Pero lo que para ella debería ser un viaje seguro se convierte en muchas ocasiones en una verdadera ruleta rusa, en la que se ha visto expuesta a varios riesgos, sobre todo por que encuentra recurrentemente obstáculos en la vía: “Todo el tiempo, si no son personas, son los vendedores ambulantes, es el carro o la moto que utiliza ese espacio para circular”.

De acuerdo con la usuaria de la red de ciclorrutas, esta situación se ve agravada por la carencia de vías de este tipo en muchos de los barrios de Laureles Estadio.

Y es que, aunque en el Plan de Desarrollo municipal está programada la construcción de 80 kilómetros de rutas para los ciclistas, 5 de ellos correspondientes a la comuna 11, de acuerdo con Juan Camilo Gómez, gerente de Movilidad Humana de la Alcaldía, los diseños de esos 5 kilómetros “se radicaron ante el Departamento Administrativo de Planeación desde diciembre del 2016 y a la fecha siguen en revisión por esa dependencia”.

El funcionario agregó que “el recurso para la construcción de ciclorrutas lo tiene asignado el Departamento de Planeación”, lo que dejaría entrever que el retraso en su ejecución obedecería a asuntos presupuestales. De hecho, aunque por medio del Acuerdo 082 de 2017 el Concejo aprobó una adición presupuestal de $ 298.847 millones de pesos para la ciudad, la Administración priorizó asuntos como el Plan del Centro, la inversión en seguridad y el acceso a la educación superior.

Conforme con el gerente de Movilidad Humana, para hacer frente a esta situación, “nos adelantamos con una modalidad de ciclorrutas que se denominan ‘en vía compartida’ y estamos materializando cinco kilómetros de ellas que entre el sector Estadio, Floresta y por conectividad, Laureles”.
Las ciclorrutas están llenas de obstáculos

Gómez explicó que “es una señalización que ocupa todo el carril y que dice que no se tiene que segregar por completo una ciclorruta, sino que el carril puede ser ocupado por una bicicleta”.

Pero si bien esta puede ser una alternativa, algunos colectivos de ciclistas consideran que, sin una adecuada pedagogía por parte de la Administración municipal, las ciclorrutas en vía compartida pueden generar más riesgos que beneficios.

Al respecto, Daniel Suárez, activista del colectivo Aire Medellín y participante del movimiento Siclas, consideró que “es un tanto positivo, en tanto el espacio es más grande porque, tal como dice la norma, el ciclista puede apropiarse de todo un carril para desplazarse”.

No obstante, el activista señaló que “la estrategia no viene acompañada de una implementación que tenga una explicación a los demás actores de la vía. Se pinta la señalización y el ciclista lo entiende, pero el conductor del carro, del bus, no va a entender que el ciclista tiene la prioridad”

Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co