Vecinos de San Joaquín molestos con lavadero que usa la calle

Vecinos de San Joaquín molestos con lavadero que usa la calle

Vecinos de San Joaquín molestos con lavadero que usa la calle

Afirmando que invade el espacio público, vecinos de San Joaquín (Medellín) interpusieron una acción popular contra un lavadero de autos.

Desde enero de 2009 empezaron las quejas y han sido constantes. Los habitantes del edificio Tayrona, en la carrera 64, barrio San Joaquín, empezaron a notar que vehículos de todas las marcas y modelos estaban estacionando sobre la vía y en varias ocasiones, bloqueando el único acceso al edificio: la calle 42B, un estrecho callejón sin salida.

El motivo del problema, aseguran los habitantes, es la ubicación de un lavadero de autos enfrente del edificio. Así lo confirmó María Consuelo Jaramillo, administradora de la propiedad horizontal, quien señaló que “al lavadero de autos el negocio le quedó grande”, puesto que “el espacio que tienen dentro del local ya no es suficiente, entonces lavan los carros en plena calle, se toman varios carriles y congestionan la única vía de acceso a la urbanización”.

Así también lo considera Daniel Garzón, que habita en el edificio hace más de 2 años y desde su llegada ha sido testigo del problema. El vecino añadió que “cuando uno sale del callejón, la vía está llena de carros hasta la punta, o sea que pierde toda la visibilidad para hacer el giro; uno no alcanza a ver hacia la izquierda qué carro viene. Ahí nos hemos salvado de un accidente de milagro, pero no demora en ocurrir algo”.

Lea también: La nueva cara de la Policía en Laureles

Pero para Garzón la congestión no es el único problema, pues indicó que “yo vivo en la torre que da exactamente frente al lavadero, entonces otro problema para nosotros es el ruido, que es permanente. Ellos no ponen música, pero todo el tiempo trabajan recochando y gritando. Un domingo, que es nuestro día de descanso, no podemos dormir en las mañanas”.

Por eso, afirma María Consuelo Jaramillo, cansados de la situación, los vecinos empezaron a interponer quejas ante las autoridades: “Hemos acudido a Espacio Público, a Secretaría de Movilidad, a la Inspección de Policía 11B y recientemente al juzgado, pero no hemos encontrado una solución efectiva”.

De hecho, indica la administradora, “en ese lavadero atienden varios vehículos de la Secretaría de Movilidad, entonces uno se pregunta si por eso es que no nos dan respuesta”. En ello coincidió Daniel Garzón, quien afirmó que “es complicado porque la gente del edificio llama a Movilidad, pero los funcionarios de allá traen las motos ahí para que se las laven”.

Le sugerimos: Ascensores: bajan los costos, suben los riesgos

En 2014 y tras una queja formal ante la Inspección 11B, esa instancia redactó un acta de compromiso que fue firmada por la administración del edificio Tayrona y la gerencia del lavadero de autos. En ella, el representante del establecimiento comercial se comprometía a evitar el estacionamiento de vehículos para actividades de limpieza en la calle 42B, así como a controlar el ruido y los gritos de los operarios. Sin embargo, aseguran los vecinos, los problemas continuaron.

Gente también tuvo acceso a una de las quejas radicadas por la comunidad en 2016 y la respectiva respuesta de la Secretaría de Movilidad, en la que se indicaba que “el crecimiento del parque automotor ha generado la demanda de estacionamiento sobre la vía pública, la cual es acorde con la dinámica de cada sector, por tanto dicha actividad está garantizada siempre y cuando no se afecte la función vial”.

En la respuesta añaden que “la Secretaría está de acuerdo con (…) la falta de una mayor oferta de estacionamiento privado en San Joaquín y Conquistadores, pero también somos conscientes que al prohibir el estacionamiento o crear Zer, se puede generar una mayor dificultad para los residentes y comerciantes” y concluye que ese despacho “no estima conveniente la demarcación de prohibido parquear”.

Vea también: Zona de mascotas en primer parque de Laureles divide opiniones

No conformes con la respuesta y después de 8 años de interponer quejas, los residentes de Tayrona interpusieron una acción popular ante un juez civil del circuito de Medellín, sin embargo, señala la administradora de la propiedad, “siempre nos la devuelven por algún motivo. Piden fotos más recientes de la problemática o nos ponen nuevos requisitos. Ya es la tercera vez que la radicamos y contratamos una abogada para que la gestionara“.

Buscando la versión de Jesús Emiro Jiménez, representante del lavaautos, Gente acudió al establecimiento, pero no logró ubicarlo y luego de varios intentos de contactarlo telefónicamente, tampoco hubo respuesta. Por su parte, la Secretaría de Movilidad indicó que “realiza intensos operativos para estimular el buen parqueo. Es nuestro deber cumplir con la norma y que los ciudadanos también lo hagan. Hemos dado la instrucción de que el ejemplo de ello debe comenzar por nuestros funcionarios y así lo hacemos cumplir. Con respecto al lava autos, no tenemos ningún vínculo contractual con él“.

Siga leyendo: Mal parqueo en Conquistadores bloquea la guía para ciegos

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co