Una calle en Laureles se hundió y una vecina deberá pagar el daño

Una calle en Laureles se hundió y una vecina deberá pagar el daño

Una calle en Laureles se hundió y una vecina deberá pagar el daño

Con sorpresa una vecina del barrio Lorena se enteró de que deberá reparar de su bolsillo un hueco en la vía. Conozca en qué casos puede ocurrir.

Así se veía la carrera 75, entre las calles 42 y 43, antes del hueco.

Muy preocupada quedó Fabiola Osorio de Vallejo, habitante del barrio Lorena, cuando, en la segunda semana de enero, un vehículo pesado pasó frente a su casa y dejó en plena carrera 75 un hueco de más de 1 metro de diámetro. Pero fue mayor su consternación cuando trabajadores de la empresa Sanear, contratista de EPM, que acudieron a verificar la dimensión del daño, le dijeron que ella era la responsable de pagar la reparación, cuyo valor asciende a cerca de 11 millones de pesos.

El terreno se hundió por donde pasa la red de alcantarillado y por eso la vecina acudió a la empresa prestadora de servicios públicos: “Llevo días luchando, llenando dizque unos protocolos para que vinieran a mirar qué había pasado y apenas vinieron ayer. El ingeniero miró, tomó fotos del hueco y me preguntó si autorizaba echar unas anilinas. Yo autoricé, destaparon la tubería y por ahí desagüó. Entonces él dijo que el problema era de mi casa”.

Fabiola Osorio nunca observó en su casa alguna señal de alarma. Ni humedad ni taponamiento de las tuberías ni siquiera irregularidades en el piso. No tuvo forma de prever que la red de alcantarillado de su casa fuera a fallar y quizás eso aumenta su angustia. “Cómo voy a asumir yo esos gastos, viviendo de una simple pensión de mi esposo. No nos podemos sacar el bocado de comida de la boca para entregárselo a EPM, después de toda una santa vida pagando unos impuestos y unos servicios públicos tan caros como los que se pagan acá”, manifestó la vecina.

Lea también: Vecino de Conquistadores tapó huecos de la calle

Pero ella no es la única preocupada. Unos 18 vecinos del barrio Lorena firmaron un derecho de petición para enviarlo a EPM, a la Secretaría de Infraestructura de Medellín y a los organismos de control, pues consideran que el daño en la carrera 75 puede ser más grande de lo que se aprecia a simple vista. Creen que la cercanía a la canalización subterránea de la quebrada La Magdalena puede estar relacionada con el problema. De hecho, un vistazo al pavimento es suficiente para contar por lo menos otros 5 hundimientos leves.

“En la cuadra de enfrente, que da a la carrera 74, quedaba una sede del Centro Colombo Americano y eso se hundió. Tiene que haber algún problema en toda esta cuadra. En el parqueadero de esa estructura del Colombo Americano había un pozo subterráneo, cuya agua incluso alcanzaba para lavar buses. Por eso para mí el problema no es solo este. Aquí tiene que haber un problema de aguas subterráneas. Se reflejó en esto, pero aquí tiene que haber un daño más grande”, señaló Juan Camilo Uribe, quien hace 4 años habita en el sector.

Esto, pese a que un informe de la Alcaldía de Medellín da cuenta de que entre los años 2007 y 2012 se ejecutó un plan integral de intervención de la quebrada La Magdalena, para reparar los pisos de la cobertura (box coulvert) y desviar el cauce, de tal manera que las aguas no fluyeran bajo las casas, sino que siguieran el trazado de las calles hasta desembocar en la quebrada La Hueso. El plan incluyó la instalación de nueva tubería y trabajos de repavimentación de las calles.

Siga leyendo: Modificación de estratos en Medellín se basó en estudios de 1996

El problema está en la acometida
Al ser consultado sobre esta situación, León Yepes, gerente (e) de Aguas Residuales de EPM, explicó que esa entidad opera toda la red de alcantarillado de la ciudad, es decir, “las tuberías principales que van por las vías, que van recogiendo el agua residual de las casas” y que conforma una red de más de 4500 kilómetros de extensión.

Indicó el funcionario que es responsabilidad de EPM, como empresa prestadora del servicio, “hacer todo el mantenimiento, la reposición y la optimización a esa red, y todos nosotros como usuarios, dentro del valor de la tarifa que pagamos por el metro cúbico de vertimiento (habitualmente en la cuenta de servicios), ya estamos pagando esa operación y mantenimiento“.

Sin embargo, para el caso del hueco de la carrera 75, el gerente (e) enfatizó en que “no les corresponde a los operadores realizar la tarea de mantener y reparar” la acometida, que es “la tubería que va entre las casas y la red principal. Esa es una red que es del usuario, él es el que la construye, es el propietario y es el encargado de su mantenimiento o reposición”.

Le sugerimos: La Picacha se convirtió en un baño público

Yepes agregó que, de acuerdo con los términos de la Ley 142 de 1994 y el Decreto 302 de 2000, lo que sí puede hacer EPM es asesorar al usuario y ofrecerle hacer la reparación con un cobro particular. “En este caso hubo un desafortunado inconveniente con la estimación de los cálculos por parte de nuestro contratista directo para la valoración y una vez se refinó la investigación, ya dio un valor menor, la usuaria lo aceptó y ya se están realizando los trabajos como tal, para garantizar el servicio”.

De acuerdo con el funcionario, durante la revisión no se identificaron problemas asociados a la canalización de la quebrada La Magdalena. A su juicio, es importante comprender que “la red interna, que es responsabilidad del usuario, no es solamente desde el contador o la caja domiciliaria hacia dentro de la casa” y que muchas veces los daños, que muchas veces son imprevistos por la antigüedad de las estructuras, ocurren en el espacio público.

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co