Unidad en Los Bernal, ejemplo de buenas prácticas ambientales

Unidad en Los Bernal, ejemplo de buenas prácticas ambientales

Unidad en Los Bernal, ejemplo de buenas prácticas ambientales

Reciclaje, aprovechamiento de los materiales orgánicos, ahorro de luz y dejar de enviar desechos al relleno sanitario son algunas de las gestiones amigables con el ambiente.

Hasta los 1216 apartamentos llegan las campañas cívicas que adelanta el comité ambiental y la administración de la urbanización Aviva, ganadores del premio Asurbe en la categoría básica, propiedad horizontal, por su contribución a crear prácticas amigables con el ecosistema. Las 12 torres que componen el conjunto residencial se encuentran rodeadas por amplias zonas verdes, hermosos jardines y árboles de varios tamaños.

Ángel Restrepo es uno de los más de 4000 habitantes de Aviva que se siente a gusto con la mitigación de prácticas que generan contaminación y, por el contrario, ayuda a mantener limpio el ambiente. “Este tipo de iniciativa me parece la puerta al cambio, es una propuesta que debe ser acogida por las distintas urbanizaciones, con el fin de aprovechar en otros espacios los elementos que se botan a diario”.

Todos los días Ángel saca a sus 2 perras, Ceniza y Negra, a la zona de mascotas. Desde allí explica el aporte que hace para cuidar los recursos y la protección del entorno donde vive. “Yo trato de no usar muy a menudo el plástico que es un elemento muy contaminante, hago uso necesario del agua, recojo los residuos de mis mascotas y los deposito en un lugar especial, luego otra empresa se los lleva para hacer abono que se usan en las plantas”.

Para la administración de Aviva estas prácticas se han convertido en un estilo de vida, desde el 2017 implementó esta gestión y en poco tiempo se reflejaron los resultados. Así lo asegura Ana María Echeverry, líder de sistemas integrales de gestión HSEQ, “comenzamos a trabajar la parte de residuos orgánicos, reutilizamos la poda de jardinería y creamos el comité de gestión ambiental, los integrantes, en su mayoría, somos muy comprometidos y el año pasado duplicamos el material aprovechable”.

Lea también: En unidad de Los Bernal denuncian que están lanzando excrementos humanos

Los beneficios económicos se vieron reflejados en el 2018, entre ellos: no compraron tierra abonada para sus jardines, mensualmente venden más de 5,5 toneladas de reciclaje, se ahorraron dinero para transporte y eliminación de arbustos podados. Los recursos recaudados son destinados a actividades dentro de la unidad residencial.

Cerca de 20 personas conforman Aviva tu Mundo, el grupo de gestión ambiental que trabaja en la optimización de los recursos y está encargado de llevar a cabo los proyectos de cuidado a los ecosistemas.

A los 54 años Martha Gabriela Echandía es una de las integrantes del comité. Desde que entró en funcionamiento ha sido gestora de varios proyectos que ayudan a cuidar su hogar y el medio ambiente. “Hemos hecho jabón orgánico con residuos vegetales, abono para las plantas que reducen el uso de químicos, todo es un proceso más natural que no genera costos“.

Además, Aviva fue premiada en 2018 tras dejar de enviar al relleno sanitario 139.846 unidades de bolsas plásticas, 4195 kilos de excremento de mascotas y ayudar a capturar 9230 kilos de CO2.

Le sugerimos: “Seamos buenos anfitriones con los recicladores”

A pesar de ser un trabajo complejo, Ana María asegura que los vecinos han mostrado interés por el tema, se involucran y aportan su colaboración”. Por medio de boletines, correos electrónicos, carteleras en los ascensores, capacitaciones masivas, mensajes puerta a puerta, entre otras propuestas, concientizan a los vecinos y les informa de las actividades; cada vez hay más participación”.

Para este año, el comité tiene varias ideas que desea ejecutar a favor del medio ambiente. Según Alexandra Naranjo, representante legal de Aviva, tienen en mente varias propuestas que contribuirán al aprovechamiento de materiales orgánicos. “Queremos cambiar el uso de bolsas plásticas por biodegradables, reducir el costo de la tasa de aseo que actualmente cuesta 50.000 pesos y recoger envolturas de productos, que llevaremos a una fundación que construye casas con ese tipo de material reciclable”.

Vivir en esta unidad residencial implica cuidar y proteger la naturaleza y adoptar el hábito de generar pocos residuos. Una práctica que debería salir de los muros de Aviva, la tarea es de todos.

Siga leyendo: Este es el estado de los parques de Belén que serán intervenidos

Por Alexis Carrillo
alexisc@gente.com.co