Un tiro libre con la leyenda Hernán Darío Herrera

Un tiro libre con la leyenda Hernán Darío Herrera

Un tiro libre con la leyenda Hernán Darío Herrera

El futbolista que integró la nómina del Atlético Nacional y la Selección Colombia en los años 80, nos habla de su historia y da las claves para chutar como un profesional.

Cuando Hernán Darío Herrera camina por los pasillos del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, donde entrena las categorías inferiores del Atlético Nacional, no falta quién se acerque a saludarlo. Y es que aunque hace 25 años abandonó su rol de jugador, todavía muchos lo recuerdan por su grandeza en la cancha.

Quienes lo vieron jugar saben que El Arriero, como lo apodó el narrador deportivo Jorge Eliécer Campuzano, fue jugador todoterreno, un 10 rápido, que le pegaba a la pelota con precisión sin importar cuál de las 2 piernas utilizara.

Su talento, junto al de otras figuras de las décadas de los 70 y los 80, como Pacho Maturana, Pedro Sarmiento, Chumy Castañeda y Jorge Peláez, trajo días de gloria para el conjunto verde. Los mismos que añoran los fanáticos que hoy se acercan a Herrera para decirle que esperan ver a los dirigidos por Jorge Almirón como campeones de la liga.

Lea también: Las representantes de Belén en la Copa Nosotras

Hernán Darío se crió en Caldas, pero actualmente es habitante del barrio El Nogal Los Almendros. En ese municipio comenzó a jugar fútbol a la edad de 12 años, pateando tarros y piedras en canchas que más bien eran potreros.

“Teníamos que esperar hasta diciembre para que nos dieran un balón de traído y no lo soltábamos; jugábamos todo el día hasta que se nos dañara”, recuerda el profe. Así forjó el carácter con el que se configuró como volante ofensivo.

Hasta su pueblo llegó la Selección Antioquia a jugar un partido amistoso y fue tal el desempeño, que lo convocaron faltando apenas una semana para el zonal que se jugaría en Santa Marta. Esa fue la primera vez que vino a Medellín y confiesa que todo le pareció extraño, porque en esa época Caldas era como una finca. Además, sentía susto, porque iba a montar por primera vez en avión y a conocer el mar… Esas, dice, son imágenes que nunca se le borrarán.

Le sugerimos: Sacarán un álbum de laminitas de Belén

El Arriero empezó siendo un hincha de radio, pues de pequeño la economía familiar no le permitió ir al estadio para ver un partido del Atlético Nacional. Aún así, por medio de los sonidos se fue enamorando del juego verdolaga.

Seguía atentamente las jugadas de Tito Gómez y Jorge Hugo Fernández, por eso sintió tanto orgullo cuando al regresar de los zonales lo llamaron para formar parte del equipo. “Me parecía increíble jugar con los que escuchaba por radio. Yo era fascinado de estar al lado de esa gente”, comenta.

Tenía 15 años y solo duró 8 meses en las inferiores del Nacional. De allí pasó a debutar a nivel profesional y jugó con Nacional desde 1976 hasta 1981. Uno de los triunfos que más recuerda es el de 1976, cuando lo enviaron de emergente a Manizales y alcanzó el campeonato.

Vea también: Equipo de hockey de Belén, con la mira en los Centroamericanos

En la Selección Colombia estuvo cerca de 10 años, compartió equipo con Willington Ortiz y Diego Umaña, participó en la Copa América y en eliminatorias, “desafortunadamente llegábamos hasta ahí” porque en ese momento los jugadores no tenían tanto recorrido internacional y no existían las facilidades tecnológicas para estudiar el juego del rival.

Por eso el profe no duda en decir que a su juicio la actual selección Colombia está bien preparada para el Mundial de Rusia: “Son jugadores que están compitiendo en Europa y eso los avala ya para hacer un buen mundial. Además hay un entrenador que ha hecho bien las cosas”, comenta Herrera.

Hasta 1993, año de su retiro, El Arriero jugó en el América de Cali. En esa ciudad conformó la escuela Herrera Junior y más tarde regresó a vivir a Medellín. A lo largo de su carrera anotó varios goles de tiro libre, pero recuerda especialmente uno de 30 metros que le hizo a Millonarios en el 82, en ese puso la pelota al lado izquierdo del arquero. “Fue un gol bonito, bien ubicado y con fuerza”, pero, sobre todo, producto de la práctica.

El profe asegura que los buenos cobradores son especialistas que entrenan a diario para alcanzar técnica y anotar en diferentes penalidades, con o sin barrera. Le preguntamos algunas de sus claves para marcar gol en tiro libre; tome nota, se lo dice una leyenda del fútbol.

Siga leyendo: Belén es la nueva casa del Barça

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co