Conozca la ubicación de los biciparqueaderos en Envigado

Conozca la ubicación de los biciparqueaderos en Envigado

Conozca la ubicación de los biciparqueaderos en Envigado

Conozca dónde están ubicados los 10 cicloparqueaderos instalados en Envigado por convenio con el Área Metropolitana y que se suman a los de siempre. Este año llegarán 15 más. Hablan los ciclistas.

Si a Sebastián Moncada ya no le suena la idea de hacer sus diligencias en Envigado a pie, muchísimo menos lo motiva la idea de subir a un bus o a un carro. Hace más de un año y medio este ingeniero de sistemas, vecino de Barrio Mesa, se montó a su bicicleta y no hay quién lo baje. Así trabajara en Medellín o en otro municipio del área metropolitana iría en ella, pero por fortuna su oficina está en La Magnolia.

Su interés por el cuidado del medio ambiente y la motivación por hacer ejercicio lo llevaron a pedalear y hoy está en desacuerdo con el uso innecesario de vehículos automotores. Total, ni le hacen falta porque de ida a su trabajo solo se gasta 7 minutos. Claro que en el regreso le toca la hora pico, y él, siendo prudente y respetando el tiempo de los demás actores de la vía, se comporta como si manejara un carro y esos 7 minutos se doblan, triplican o más.

Sebastián es testigo de las últimas inversiones viales, hablando en términos de infraestructura para bicis. Dice que sí las ve, que cada vez se notan más, pero en unos aspectos más que en otros. Para él, a la ciclorruta (que usa mucho, en especial el tramo de la canalización) le falta mejoras en el diseño, porque “por los lados del hospital MUA hay mucha alcantarilla. Es muy peligroso para los ciclistas, pues nos toca salirnos a veces de la vía y los carros son encima, algunos lo encierran a uno y no saben que hay una alcantarilla. Las ciclorrutas barriales sí son menos peligrosas”, menciona.

Lea también: Rejillas en las ciclorrutas de Envigado, “una trampa para los ciclistas”

Decíamos que ya no es capaz de hacer sus vueltas personales a pie, que le encanta andar sobre 2 ruedas. Debe ser por eso que se siente como uno de los más satisfechos con los nuevos cicloparqueaderos que han llegado al municipio, porque tiene más espacio para estacionar de manera segura su ‘segundo par de pies’: “Que haya infraestructura para eso da confianza y hace que los demás también parqueen tranquilos, porque ya no se trata de dejar la cicla en un poste o por ahí”.

Él utiliza los espacios que desde antes han existido en el parque principal; allí transita más gente y además está el Cai. Pero ahora que sabe dónde están los nuevos, afirma que también se va a enganchar a ellos y los va a tener en cuenta en las paradas que le exige su jornada.

¿Usted ya sabe dónde utilizarlos?
Los biciparqueaderos recién llegados a la ciudad responden a un convenio del Municipio con el Área Metropolitana. Son parte de un proyecto que busca —como ya había explicado el director de la autoridad ambiental, Eugenio Prieto— promover la movilidad activa, que la gente camine y se movilice en bicicleta no solo de manera segura, sino beneficiosa, al aportar a la calidad del aire que se respira en el territorio.

Le sugerimos: ¿Los reconoce?, llevan años en las calles de Envigado

Con él concuerda Felipe Villegas, director de Seguridad Vial de la Secretaría de Movilidad de Envigado, quien explica que una de las dificultades para el ciclista urbano que más identificaron el despacho y el Área “es que no tiene dónde dejar su vehículo seguro, tal vez amarrado o entrar con él a todas partes. La meta, entonces, fue dotar sitios del territorio donde se generen viajes y atracción de personas, con espacios útiles para los ciclistas”.

En cuanto a nuestro municipio (al que llegarán otros 15 cicloparqueaderos este año), los lugares elegidos hasta ahora son: Euro de La Frontera, pasaje peatonal de la Alcaldía, taller del colectivo artístico Deúniti (San José), cancha La Paloma, biblioteca José Félix de Restrepo, calle de La Buena Mesa, cancha El Dorado, parque La Heliodora, cancha de la Paz y casa-museo Otraparte.

Don Carlos Alberto Mejía ya estrenó el del pasaje de la Alcaldía. Este envigadeño (del barrio Los Naranjos) vive en El Poblado desde que se casó, hace 40 años, pero todos los días —y 2 veces al día— viene a Envigado en su bicicleta eléctrica asistida.

Acá está su parche de amigos, los de siempre y con ellos es que se reúne. Al señor Mejía ya no le gusta manejar, solo sale en su bici, con ella evita trancones y le rinde mucho: “Mi rutina diaria es de la casa a la mayorista (me gasto 10 minutos), de ahí a Envigado (otros 10) y de allí a la casa (10 más). Si lo hiciera en carro, solo en un trancón me gastaría hasta una hora y media o más”, dice el aficionado que combina las vías principales con las ciclorrutas para moverse libremente y que, sobre esas últimas, considera a las de Envigado como unas “muy cómodas y bien hechas”.

Vea también: El anden de Envigado en el que solo cabe un pie

Pueden caber hasta 15
Los cicloparqueaderos lo sacan de apuros, don Carlos los considera muy confiables por la posibilidad de amarrar en diferentes partes su vehículo. Y ese precisamente fue el propósito del diseño que tienen, en una especie de U invertida. De acuerdo con Felipe Villegas, fue pensado así “especialmente por motivos de seguridad. Con un sistema de este tipo la bicicleta se puede amarrar de varias partes del marco y la llanta al mismo tiempo. En cambio, con los parqueaderos tradicionales se amarra de una llanta y esta es más fácil de sacarla para llevarse el marco y el resto de la bici”.

Y aunque ese sistema es viable para Juan José Pineda, vecino del barrio San José, lo que más le da tranquilidad a él es que los cicloparqueaderos “tienen buena capacidad, y entre más parqueen los ciclistas, más relajado lo hace uno y menos opción de robo hay, porque las ciclas no quedan tan solas”.

Según el director de Seguridad Vial, la capacidad de cada uno varía, dependiendo del espacio y la demanda, en algunos sitios caben 5 a 10 bicicletas y en otros, 15. Algunos hasta han reemplazado celdas de parqueo de autos, como es el caso de la calle de La Buena Mesa, donde hoy en el lugar que ocupaba 1 carro caben 10 bicis.

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co