Antigua sede del Pascual Bravo en Belén volvió a ser colegio

Antigua sede del Pascual Bravo en Belén volvió a ser colegio

Antigua sede del Pascual Bravo en Belén volvió a ser colegio

La edificación del barrio Las Playas, donde funcionó hasta 2016 la escuela de diseño, ahora será sede del Juan María Céspedes. La Alcaldía de Medellín resuelve las dudas de los vecinos.

Unos 300 estudiantes de la Institución Educativa Juan María Céspedes se trasladan a la sede de la calle 10 con carrera 73, donde hasta 2016 funcionó la escuela de diseño del Pascual Bravo.

Lubín Fernández, rector del colegio, explicó que la necesidad de tener otra planta física se debe a un índice de hacinamiento que calcula en un 40 %. “En grupos programados para 35 estudiantes, teníamos hasta 50 estudiantes en primaria y bachillerato”, comentó el directivo y señaló que la demanda de cupos ha aumentado, entre otros motivos, debido a la implementación de la jornada única y los programas de media técnica en Mecánica Automotriz y Telecomunicaciones.

Pese a que el hecho es una buena noticia para el Juan María, generó inquietud en otras instituciones vecinas que se comunicaron con organizaciones comunitarias y con la Secretaría de Educación de Medellín, para buscar respuestas. Jorge Alejandro Ángel, presidente de Asocomunal, dijo que entre ellas estaba el hecho de que hubieran entregado esta sede a un colegio distante del sector —que incluso pertenece a un núcleo educativo diferente—, y además no se informó a la comunidad por qué la escuela del Pascual Bravo estuvo cerrada durante el año pasado.

Lea también: Problemas de movilidad a las afueras del colegio Padre Manyanet

El líder comunitario afirmó que algunas directivas de instituciones vecinas reportaron que varios estudiantes se retiraron de sus planteles para ingresar al Juan María, y les preocupa que esto pueda desencadenar una reducción en el número de coordinadores o profesores.

“La I.E. Juan María Céspedes abrió inscripciones en febrero de 2018 para ubicarlos en esa sede, con la lamentable consecuencia de que no están matriculando estudiantes nuevos, que estuvieran por fuera del sistema educativo, sino provocando un reacomodo de los estudiantes que ya estaban en otras instituciones de Belén”, dice Asocomunal en un comunicado dirigido a la Alcaldía.

Ante la situación, la subsecretaria de Planeación Educativa, Carolina Franco, confirmó que el principal motivo para otorgar la sede al Juan María Céspedes fue la alta demanda de cupos en ese plantel: “Se podría entregar a cualquier institución, pero en este caso la alta demanda nos mostró que esta era la más adecuada“. La funcionaria agregó que el contrato de comodato con el Pascual Bravo se terminó y, en vista de que debía aumentar la oferta educativa en Belén, se optó por que este espacio, que antes de ser escuela de diseño fue sede de la I.E. Octavio Harry, volviera a ser colegio.

Le sugerimos: Mientras llega el tranvía harán cruces seguros en la 80

Franco señaló que el número de estudiantes sí es determinante para definir cuántos coordinadores se asignan a la institución, pero aclaró que también se tienen en cuenta otros aspectos, como si tienen procesos de jornada única, aceleración del aprendizaje o modelos flexibles. La subsecretaria explicó además que ya se adelanta un trabajo con los jefes de núcleo y los rectores, “porque en ningún momento se quiere perjudicar a nadie”.

La sede de Las Playas tiene 12 aulas y una capacidad para 480 estudiantes. El rector Lubín Fernández indicó que ya tienen un grupo en cada grado, de preescolar a décimo, y gracias al traslado de 300 alumnos a la segunda sede, las aulas de primaria quedaron en promedio con 38 personas, y las de bachillerato, con 40.

Siga leyendo: Las historias que cuentan los árboles de Belén

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co