Se desplomó muro de un preescolar en Conquistadores

Se desplomó muro de un preescolar en Conquistadores

Se desplomó muro de un preescolar en Conquistadores

Por afectaciones relacionadas con la construcción de un edificio en Conquistadores, se desplomó el muro de un preescolar; 24 niños estaban en el lugar.

Pasaron pocos segundos desde el momento en que la sirena de prevención se activó hasta que el muro, que separaba el preescolar Trabalenguas de la excavación para la construcción de un edificio residencial de 11 pisos, se desplomó en medio de una nube de polvo y un crujido ensordecedor.

De la mano de sus profesoras los 24 niños que se estaban allí evacuaron la infraestructura y se resguardaron en una oficina contigua, sobre la carrera 64, mientras las propietarias del preescolar, las hermanas Pilar y Mariela Herrera, veían agrietarse el fruto de 28 años de trabajo.

Según narra Pilar, la casa en la que funcionaba la guardería empezó a presentar algunas grietas en el revoque durante el transcurso de la excavación, pero “los constructores tapaban las grietas, revocaban y pintaban. Siempre tuvimos comunicación con ellos y nos apoyaban mucho”.

Lea también: Mal paqueo, problema que aqueja a diario a Laureles

Pero en la mañana de ese 13 de abril “vimos el baño muy feo, muy agrietado y decidimos no utilizarlo”, señaló la propietaria. Informaron a los obreros y concentraron las actividades con los niños en el otro extremo de la casa, lo que evitó que con el desplome del muro ocurriera una probable tragedia.

“Tuvimos que sacar muchas cosas por el balcón, nuestras carteras, nuestras pertenencias, porque nos daba miedo subir por las escaleras que concentran tanto peso”, indicó Mariela Herrera.

Gabriel Jaime Sánchez, representante de Inversiones Gajasa, constructora del proyecto aledaño a la guardería, explicó que la construcción del recinto (refuerzo de los cimientos de las casas vecinas) se hizo por etapas siguiendo métodos constructivos, pero “el material que estaba debajo de la casa estaba licuado y por eso bajó. Ese terreno empujó el muro”. Además, añadió el constructor, “ninguna de las viviendas de esa cuadra tiene separado el registro de aguas lluvias del de aguas negras (…), entonces en este invierno esas aguas lluvias se estaban infiltrando por debajo de la casa y no se estaban yendo por la tubería”.

Le sugerimos: El samán de la 33 todavía podría estar vivo

Sánchez aseguró que la casa ya presentaba fuertes humedades, al punto de que el piso se notaba hundido. Sin embargo, como “el fenómeno no fue progresivo”, ahora trabajan en un reforzamiento “para mantener la casa y no tener que demolerla, porque sería más traumático para las otras construcciones de la cuadra”. Esto, sumado a que, según afirmó, el Dagrd dio su concepto favorable para continuar con la obra.

Actualmente Inversiones Gajasa trabaja en la repotenciación de la estructura averiada para devolverla a las hermanas Herrera antes de continuar con la construcción del edificio. La guardería fue reubicada por la constructora en una casa arrendada a pocos metros y espera terminar la reparación en un plazo de 3 meses.

Gente consultó este caso con los organismos de control, pero no ha recibido el reporte correspondiente.

Así se veía la casa que albergaba el jardín infantil antes del colapsó de uno de sus muros.

Por Sergio Correa
sergioco@gente.com.co