Sacerdotes de Belén estarían implicados en casos de pederastia

Sacerdotes de Belén estarían implicados en casos de pederastia

Sacerdotes de Belén estarían implicados en casos de pederastia

Dos sacerdotes de la comuna 16 fueron salpicados por el escándalo de pederastia y encubrimiento revelado esta semana por La W.

Según la investigación periodística “Dejad que los niños vengan a mí”, el sacerdote de la parroquia de Belén San Bernardo, Álvaro Pimienta, habría abusado de una menor de edad cuando servía en la parroquia El Calvario de Campo Valdés.

De acuerdo con una fuente citada por la emisora, el caso del que fue víctima una menor de 16 años fue denunciado por otro sacerdote que trabajaba con Pimienta y fue conocido por el arzobispo de Medellín de ese entonces.

Lea también: Sacerdote condenado por pederastia sigue ejerciendo en El Poblado

Según la investigación del periodista Juan Pablo Barrientos, la Arquidiócesis buscó a la menor que, en un principio, negó los hechos pero gracias a la interevención de un psicólogo de Pastoral Social, terminó por confirmarlos. Como vía para resolver este caso, la Arquidiócesis concilió con la familia de la víctima y habría acordado una fiducia para pagar los estudios superiores de la menor.

El otro caso es el del padre Juan Carlos Muriel, párroco de la iglesia Santa María de la Paz en Belén Zafra. El otrora capellán del Inem José Félix de Restrepo, en El Poblado, es señalado por unos hechos ocurridos durante su permanencia en la iglesia Cristo Sacerdote, en Moravia.

Una menor le habría expresado a sus compañeras del colegio que el padre Muriel era su novio. Este rumor llegó a oídos de la rectora de la institución quien remitió la información a la Arquidiócesis. Lo mismo ocurrió con la familia de la joven que expuso el caso ante la curia.

Siga leyendo: Investigan a excapellán de San Marcos por presunto abuso a un menor

“En un extenso diálogo para esta investigación, sin permitir ser grabado para publicar, Muriel admitió que sí hubo acusaciones pero que después hubo una retractación, ‘ellos fueron a la curia y entrecomillas se retractaron'”, aseguró La W.

Por estos hechos, el padre fue suspendido por la Arquidiócesis, aunque actualmente continúa con su sacerdocio. Pese a que el religioso negó cualquier arreglo con la familia de la víctima, la investigación aseguró que hubo una conciliación entre las partes impulsada por monseñor Alfonso Vásquez Benjumea, entonces vicario general de la Arquidiócesis.

Frente a estos hechos y los que comprometerían a 15 sacerdotes más, la Arquidiócesis expidió un comunicado en el que, si bien no negó los señalamientos, aseguró que “lamenta, reprueba y pide perdón por aquellos casos en los que están involucrados algunos de sus sacerdotes y de sus fieles”.

Asimismo afirmó que “se han puesto en marcha diversas iniciativas para corregir y prevenir este delito” y sostiene que hay una política de “cero tolerancia” con estos hechos delictivos. Finalmente sostuvo que hay un “respeto a las víctimas” y que no les “ha ofrecido dinero para comprar su silencio”.

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co