Así se están robando los carros en Laureles

Así se están robando los carros en Laureles

Así se están robando los carros en Laureles

El jalado de vehículos es un delito creciente en la comuna 11 (Laureles – Estadio) de Medellín. Conozca qué dicen las autoridades y qué puede hacer usted para prevenir.

Confundida y asustada se sintió Mariana Vargas cuando no encontró su carro en el lugar en que lo había parqueado minutos antes. Ella, aunque frecuenta el barrio Carlos E. Restrepo, no sintió desconfianza al momento de dejar su vehículo en la vía pública porque, según ella misma afirma, “yo he sido muy tranquila y en el barrio Carlos E. siempre me he sentido segura. Hay vigilante privado y hay flujo de gente todo el tiempo”.

El 22 de marzo Mariana llegó en la mañana a Carlos E. a hacer un trámite y dejó su Kia Picanto parqueado en la carrera 64, en unas celdas demarcadas en la vía frente a la Biblioteca Pública Piloto, pero cuando regresó su carro ya no estaba.

“Un amigo mío que trabaja en la zona pasó por ahí a la 1:40 y vio el carro ahí parqueado, donde lo dejé, y ya cuando llegué yo al lugar el carro no estaba, entonces se lo llevaron en cuestión de 20 minutos o menos”, narró la víctima.

Lea también: El robo se disparó en Laureles Estadio

Ese corto lapso, así como nunca haber recibido algún tipo de intimidación o amenaza, llamaron su atención. Por eso Mariana creyó probable que la Secretaría de Movilidad hubiera inmovilizado el vehículo, pese a que en la vía hay celdas demarcadas y no hay señal de prohibición de parqueo: “Como no hubo ningún tipo de agresión en el momento en que se llevaron el carro, cabía la posibilidad de que tal vez la autoridad de tránsito se lo hubiera llevado por alguna razón, pero se hizo la averiguación y el auto no apareció”.

Mariana procedió entonces a interponer la denuncia. Fue ahí cuando supo que su caso no era aislado. “Se hicieron todas las acciones pertinentes, se llamó al 123 y la Policía llegó como a los 10 minutos también a tomar la declaración. El viernes en la tarde fui a la Fiscalía, pero no pude poner la denuncia porque, según me informaron, ese mismo día en Laureles hubo otro robo, cerca de la UPB, en horas de la tarde. Había como muchas denuncias para poner, entones el sábado a primera hora volví, instauré la denuncia ante esa entidad y ya estoy a la espera de que me entreguen el papel final, que solo se emite después de esperar un mes a que el auto no aparezca y que pueda tener la plena seguridad de que se trató de un hurto para empezar el proceso administrativo con la aseguradora”, manifestó.

Solo en ese punto Mariana fue consciente de que ya en ocasiones anteriores había sido víctima de la inseguridad en Carlos E. Restrepo: “Yo, que frecuento el barrio, conozco casos de personas a las que les han robado sus bicicletas no solamente en la noche, sino también en la mañana, a plena luz del día. Incluso a mí ya me habían robado en 2 ocasiones los espejos retrovisores mientras estaba parqueado en la calle. Y hablando sobre mi caso, una amiga me contó otro de una persona cercana a ella, que un día llegó a un evento en el barrio, en horas de la mañana, y cuando salió al medio día, el auto no estaba”.

Le sugerimos: ¿Quién controla a los trapitos rojos?

Sobre el vehículo, ya Mariana no espera recuperarlo, puesto que “la observación que me hacían en la Fiscalía es que muy seguramente el auto ya lo habían desvalijado para entregarlo por repuestos“.

De acuerdo con el Grupo de Automotores de la Sijín, dependencia de la Policía Nacional, lo que le ocurrió a Mariana es un típico caso de hurto conocido como jalado de vehículos, que consiste en “personas que utilizan ganzúas o incluso navajas limadas con esmeril, para introducirlas en las chapas de los vehículos y desgastarlas, hasta que abren la puerta y proceden a hacer lo mismo con el suiche”.

Según las autoridades, los delincuentes más experimentados no requieren más de 5 minutos para cometer la fechoría. Este tipo de delito sería muy frecuente en camionetas “marca Toyota, conocidas como ‘carevaca’ y ‘burbujas’. Este tipo de vehículo es muy apetecido, los hurtan y los llevan a La Guajira y Cesar, porque el salitre del mar daña los carros que se usan para recorridos turísticos. También son hurtados vehículos de otros modelos y los usan para el despiece y venta de repuestos.

Siga leyendo: No caiga en la trampa de las señales pintadas

De acuerdo con el más reciente reporte del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), el 46 % de los hurtos de vehículos ocurridos este año en Medellín, corresponden a la modalidad de jalado.

En Laureles Estadio han sido hurtados en lo corrido del año 35 vehículos, un 52,2 % más de los que fueron hurtados durante el mismo período del año anterior.

Por Sergio Correa
sergioco@gente.com.co