Caminando y en carro se mueven los vecinos de Belén

Caminando y en carro se mueven los vecinos de Belén

Caminando y en carro se mueven los vecinos de Belén

La encuesta Origen Destino del Área Metropolitana reveló que en estos modos de transporte se generan la mayoría de viajes en la comuna 16 (Belén) de Medellín.


En el Valle de Aburrá se generan a diario 6.131.727 viajes y el 5 %, es decir, 320.875 provienen de la comuna 16. Así lo indican los resultados de la encuesta Origen Destino 2017, del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), que estudió la forma en que se movilizan los ciudadanos de la subregión.

En Belén, el 26 % de los trayectos se hacen a pie, siendo este el modo de transporte más usado. Le sigue el auto, que representa el 18 % de los viajes; luego la moto, con el 13 %, y después el transporte público, con un 12 %. Por otro lado están el taxi, el metro y el metroplús, que representan cada uno el 7 % de los desplazamientos, y la bicicleta, que alcanza solo el 1 % (igual que en el resto del Valle de Aburrá).

Uno de los indicadores que más llama la atención es que la mayoría de viajes de Belén (un 36,7 %) tienen como destino la misma comuna. Mientras que un 13,3 % se dirigen al centro de la ciudad y el 11,1 %, a la comuna Laureles Estadio.

Lea también: ¿Los cepos han controlado el mal parqueo en Belén?

Para Carlos Cadena Gaitán, coordinador académico del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales (Urbam) de Eafit, esta es una muestra de esas pequeñas centralidades que pueden jugar un papel importante en las ciudades sostenibles. Porque el hecho de garantizar que las personas que vivan en un lugar puedan encontrar servicios educativos, de entretenimiento, comerciales y laborales dentro de los mismos barrios reduce la necesidad de viajes y de transporte individual, y al mismo tiempo las congestiones viales y la contaminación.

De ahí la necesidad de tener más infraestructura para la bicicleta, pues, según Cadena, este sería un modo de transporte ideal para los trayectos al interior de Belén y hacia las comunas vecinas. En ese sentido, el también doctor en Movilidad Sostenible hace referencia al estancamiento del uso de la bici, que en 2012 era de 0,7 % y, según el Plan Maestro de la Bicicleta, en 2030 debe representar el 10 % de los viajes diarios en el Valle de Aburrá.

Otro aspecto para estudiar es la tasa de motorización, pues en 12 años pasamos de tener 30 motos y 52 autos, por cada 1000 habitantes, a 81 motos y 66 autos en la misma proporción. Cifras que contrastan con la disminución en el uso del bus, que en 2012 representaba el 25,2 % de los viajes y ahora, el 19 %.

Le sugerimos: Por fin mejorarán los andenes de la calle 30A

Para Cadena esto tiene que ver con los costos de oportunidad, porque a las personas les puede salir más rápido y más barato a largo plazo moverse en moto. Sin embargo, “lo que quisiéramos es que el bus sea más efectivo, que no se estanque en el taco, que no obligue a hacer un transbordo que cuesta y que se establezca algún tipo de mecanismo para que el uso de la motocicleta —al igual que el del carro— esté acorde con los costos sociales totales que genera”.

La buena noticia, siguiendo con el experto, es que hay una buena reacción frente al Sistema Integrado de Transporte del Valle de Aburrá (Sitva), pues el metro y el metroplús suman el 15 % de los viajes diarios y lo ideal es que esta sea la columna central de los trayectos en la ciudad.

La reciente encuesta Origen Destino también mostró que en los últimos 12 años el tiempo de viaje se han incrementado 44 %. En Belén, por ejemplo, el promedio es de 34 minutos (2 minutos menos que la media metropolitana) y entre los motivos están el regreso a casa (41 %), el trabajo (25 %), el estudio (12 %), las diligencias o trámites (4 %) y la recreación (3 %).

Siga leyendo: Los acopios de taxis afuera de Los Molinos están prohibidos

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co