Reciclar también tendrá efecto en su bolsillo

Reciclar en Medellín también tendrá efecto en su bolsillo

Reciclar también tendrá efecto en su bolsillo

El aprovechamiento de residuos ya se cobra en su factura, conozca la tarifa que no solo impactará el ambiente, sino también sus gastos.

Héctor Jaramillo, reciclador de oficio, dice que Belén es como su oficina. Cada lunes y jueves, desde hace 14 años, su esposa, su suegra y él separan y recolectan el material reciclable de la zona nororiental de la comuna.

Desde julio esa actividad que evita la llegada del material aprovechable a los rellenos sanitarios dio un paso definitivo: fue reconocida a través de la factura de servicios públicos. Para Héctor y su familia, la expectativa con este nuevo cobro es que “vengan ayudas en capacitación para los compañeros y para las personas del barrio y ojalá también buen dinerito”.

Según explica Emvarias, en la factura de servicios se incluía hasta ahora la recolección y transporte de residuos sólidos, el barrido, la instalación y mantenimiento de canastillas, la disposición final y el tratamiento de lixiviados. Además de otras actividades como corte de césped, intervenciones arbóreas y lavado de áreas públicas.

El nuevo cobro se hace en cumplimiento del Decreto 1077 de 2015 y la Resolución 720 del mismo año, con la que se busca remunerar la recolección y transporte del reciclaje y la operación de las estaciones de clasificación y aprovechamiento.

Para recaudar, las cooperativas de reciclaje deben estar avaladas por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, mediante el registro único de prestación de servicio (Rups). Con este podrán cargar en el sistema único de información de la Superservicios las rutas, el número de toneladas recolectadas y las aprovechadas.

Actualmente las 2 cooperativas de la ciudad que cuentan con el reconocimiento son Arreciclar (Asociación de Recicladores de Medellín) y Recimed. Esta última empresa adelanta un plan piloto con 35 recicladores de los barrios La Gloria, San Bernardo y Belén Parque, con el fin de avanzar en su formalización.

Lea también: Así están los árboles del barrio Fátima

De acuerdo con Jorge Enrique Torres, ingeniero ambiental de la entidad, desde mediados de julio Recimed lleva 2 vehículos desde su sede en Prado Centro hasta los barrios de Belén, para transportar el material aprovechable que recogen los recicladores. Posteriormente se hace el pesaje y se les entrega una remisión para que puedan reclamar su pago.

Los recicladores ya están uniformados y se les va a entregar carné. Además vamos a iniciar un proceso con Confiar para hacer los pagos y con el Sena para las certificaciones de competencias laborales”, comenta el ingeniero. Esta empresa también planea organizar y estandarizar las rutas que los recuperadores ambientales han creado de manera empírica, para lo cual propone sensibilizar a los vecinos y así aumentar los porcentajes de recolección que hasta el momento son de 3 toneladas y media por día de trabajo.

El plan piloto de Recimed pretende extenderse antes de finalizar el año a Rosales, Fátima y La Palma, para luego llegar a los demás barrios de la comuna.

Para Torres, los beneficios de esta tarifa son claros: “La calidad de vida del reciclador tiende a mejorar, con el pago por el servicio se valora y se reconoce su labor. Va a haber una ayuda real de la ciudadanía hacia la deuda por ese trabajo que ellos vienen realizando en silencio“. Además, apunta, a nivel ambiental la comunidad se podría motivar a separar en la fuente y las empresas, a implementar proyectos de aprovechamiento de los residuos.

Orlando Arenas, director de Arreciclar (asociación que agrupa 14 cooperativas), opina que el logro de esta novedad tarifaria justifica el camino jurídico y normativo que emprendió la Asociación Nacional de Recicladores hace cerca de 20 años.

Le sugerimos: Estos son los sitios de mayor accidentalidad en Belén

Desde abril de 2016 la asociación que dirige Arenas trabaja con 122 recicladores de las comunas 14 (El Poblado) y 10 (La Candelaria) en la georreferenciación de sus rutas, su bancarización y la conformación como grupo.

Arreciclar como Arrecimed y las demás empresas que deseen acceder al pago del servicio de aprovechamiento de residuos tendrán 5 años para demostrar que cumplen con los requisitos exigidos por la superintendencia, entre los cuales se encuentra tener un sitio web, establecer las macrorrutas y contar con un sistema de peticiones, quejas, reclamos y solicitudes.

Cabe recordar que el pago del servicio se distribuye sobre costos de cada actividad: recolección, transporte, pesaje y clasificación. Además se contempla un 4 % de descuento en la tarifa de este servicio como incentivo para los usuarios que separen sus residuos y los entreguen a su reciclador.

Catalina Hernández, ingeniera de Emvarias, explica que ese descuento no se da por usuario, sino por microrruta, es decir que si en determinado recorrido el prestador de servicio reconoce que el 80 % o más de residuos sólidos recolectados en una comunidad es aprovechable, se les da el descuento. No obstante, “para esto habría que esperar 1 año a que las empresas tengan identificadas sus usuarios.
Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co