Así reciclamos en el occidente de Medellín

Así reciclamos en el occidente de Medellín

Así reciclamos en el occidente de Medellín

En Laureles y Belén (Medellín) durante el primer semestre de 2019, los Puntos Naranja recogieron más de 4.000 kilogramos de materiales aprovechables.

Este es el Punto Naranja del primer parque de Laureles.

Clara Isabel Mendoza es una vecina de 49 años que vive con su esposo y sus 2 hijos en el barrio Laureles, desde hace algunos años se acostumbraron a separar algunos elementos que puedan servirle a los recicladores, sin embargo, cuando no pasaban, la vecina asegura que los paquetes se quedaban varios días con las bolsa del material separado, hasta que conoció el Punto Naranja del primer parque de Laureles.

“Echábamos en una bolsa los tarros plásticos, latas, papel y cartón, semanalmente eran 1 o 2 bolsas grandes que quedaban represadas hasta por 10 días porque ningún reciclador pasaba, hasta incluso los sacábamos con la basura ordinaria, el año pasado, una amiga me dijo que podría llevarlos a los Puntos Naranja porque allí reutilizaban estos elementos para que volvieran a hacer parte de la cadena del consumo”, contó la vecina.

Contenedores para reciclaje
Julieth Zuluaga, ingeniera ambiental y coordinadora de Puntos Naranja, explica que esta medida se crea en el 2017 como alternativa para que residuos que pueden ser reutilizables, no se saquen con el camión recolector, ya sea por su potencial de aprovechamiento o porque requieren de un manejo diferente para su correcta finalización.

En estos puntos ubicados en el primer parque de Laureles y en la carrera 66 B, al lado de la entrada a la Bolera Sudamericana, se reciben residuos como papel, cartón, plástico, metal, vidrio y otros residuos de posconsumo como pilas, luminarias, equipos electrónicos pequeños, medicamentos vencidos, envases de plaguicidas y aceite de cocina usado.

Lea además: Estos son los puntos críticos por basuras en el occidente de Medellín

La experta explicó que “con estos desechos aprovechables, Emvarias tiene unos vehículos que recogen el material de los Puntos Naranja, los cuales son llevados a una estación de clasificación, allí son embalados, se les entrega a los transformadores para que nuevamente se conviertan en materia prima e inicie un nuevo ciclo en la cadena productiva.”

Utilizar estos contenedores de reciclaje no tiene ningún costo pero tampoco se le da un incentivo económico a las personas que llevan estos residuos reutilizables. Sin embargo, desde Emvarias crearon una campaña para regalar viajes en el metro a aquellos vecinos que lleven una buena cantidad de materiales aprovechables.

“Estos incentivos fueron creados con el propósito de motivar a los vecinos a separar los desechos desde sus casas para evitar que lleguen al relleno sanitario. En compañía del grupo Somos de EPM tenemos la campaña Recicla y Viaja Más, dependiendo del residuo que lleve el usuario tienen unos puntajes de denominamos vidas, cuando se ajustan 100 vidas, regalamos un viaje para montar en metro“, explicó Julieth Zuluaga.

El contenedor que estaba situado en el parque principal de Belén era uno de los Puntos Naranja donde más se recolectaban productos aprovechables, debido a la remodelación del parque, su nueva ubicación se encuentra en la carrera 66 B con la calle 30 A.

Le sugerimos:  Avenidas Jardín y Nutibara, agobiadas por la basura  

Durante el primer semestre de este año, el Punto Naranja de la comuna 16 recolectó 2.313 kilogramos de residuos reutilizables, siendo el PET, el elemento más entregado con 771 kg. Por su parte, en Laureles recolectaron 1.346 kg de material, siendo el plástico y el cartón, los residuos que más almacenaron con 493 kg y 356 kg.

La otra cara de la moneda
Un debate generan los Puntos Naranja entre los recicladores y algunos vecinos. Mientras unos afirman que les quita oportunidad de empleo y de ganarse la vida, otros aseguran que por seguridad es mejor entregar los elementos reciclables en los puntos dispuestos por Emvarias.

A Yeison Montoya, lo conocen desde hace varios años como “Chalo”, quien lleva más de 10 años reciclando en los sectores de La Floresta, Estadio, Los Colores y San Javier, ante estos contenedores naranja, él afirma que “no estoy de acuerdo porque es una posibilidad que le quitan a los verdaderos recicladores, muchas personas no lo consideran como un oficio, pero la mayoría somos personas trabajadoras y honestas que desafortunadamente no pudimos estudiar y nos dedicamos a esto”.

El reciclador asegura que en su caso, la mayoría de personas le guardan el reciclaje porque ya lo conocen en los sectores y los que prefieren llevarlo a estos puntos, no hay ningún problema porque él lo deberá buscar en otra parte.

No se pierda: Basuras le están quitando a Medellín su apelativo de Tacita de Plata

“Lo curioso del caso es que yo puedo venderlo así sean por algunas monedas, mientras que las personas lo regalan a una empresa que tiene mucho dinero, aunque la idea es la misma de que los productos vuelvan a ser utilizados por las empresas, yo me gano la vida haciendo esto y ellos lo hacen por ayudar a disminuir la contaminación”.

Hay material de sobra para todos
Julieth Zuluaga, coordinadora de los Puntos Naranja manifestó que “hay una reacción por parte de los recicladores pero no hemos tenido mayores inconvenientes. Lo que hacemos al llegar a una zona nueva es realizar una sensibilización, es decir, le explicamos al usuario que puede entregar los residuos aprovechables en el Punto Naranja o al reciclador que cada uno identifique en la zona.”

Estamos deficientes en opciones para darle el manejo adecuado a estos elementos reutilizables y por eso desde Emvarias se le facilita al vecino entregarlo, con el fin de que no vaya al relleno sanitario.

Le sugerimos: Ruta de reciclaje en El Poblado está lejos de su meta

Según la funcionaria, “hay suficiente material para que ellos continúen su labor y para que nosotros realicemos estas oportunidades. La comuna de Belén es uno de los puntos que genera más residuos, son vecinos que tienen mucho sentido de pertenencia por su barrio y son comprometidos con el manejo adecuado de residuos.”

Julieth Zuluaga manifestó que a pesar de la divulgación, aún hay desconocimiento por el manejo adecuado de los residuos. Lo importante es separarlos de la basura ordinaria, y estos elementos depositarlos en bolsas diferentes, sobre todo en el caso del vidrio y las botellas para el aceite de cocina.

Se espera que finalizando este año se instalen otros 4 Puntos Naranja a parte de los 5 existentes.

Siga leyendo: En vez de contaminar, sus pitillos florecen

Por Alexis Carrillo
alexisc@gente.com.co