Turistas, ¿fuente de malestar en El Poblado?

Turistas, fuente de malestar en El Poblado

Turistas, ¿fuente de malestar en El Poblado?

La sombra de los narcotours, el acoso a las locales y las drogas llevaron a desconocidos a rechazar el turismo masivo en El Poblado (Medellín).

En inmediaciones del Parque Lleras empezó a circular un papel con un mensaje duro y contundente: “No queremos turismo masivo”.

El papel, que apareció en paredes y postes de Provenza, el Parque del Poblado y, por supuesto, el mismísimo Lleras, estaba escrito en inglés y no contaba con firma que identificara los autores. En él se podía leer un reproche a los turistas que “ya han acabo con ciudades en el sudeste asiático y algunas otras en Europa” y ahora llegan a Medellín.

“Si solo está aquí por morbo, cocaína y prostitutas, puede irse de nuevo”, agrega. “Si realmente quiere saber, aprender y comprender lo que ha sucedido en nuestra ciudad, no vaya a los tours de Pablo Escobar donde pagas y lo haces más grande”.

Asimismo recomienda que no vayan a “restaurantes donde las mujeres estén casi desnudas, ni intente abarrotar los lugares donde vamos a trabajar todos los días”. El comunicado sin firmantes rechaza de plano que los turistas generen progreso e incluso afirma que “si somos llamados tercer mundo también es su culpa”.

Lea además: Así solucionaron un problema de parahotelería en El Poblado

“Somos una ciudad con más de 300 años de historia que logró sobrevivir 30 años de barbarie y no queremos que vengas a gentrificar lo que queda. Necesitamos mucho para resolver internamente y el turismo de masas no ayuda”, indicaba la comunicación fijada en el espacio público.

La comunicación concluye con una invitación a que los extranjeros sean turistas sostenibles y a los medellinenses a que dejen de creer “que el turismo de masas es una salvación económica”.

Una ciudad turística
Durante los últimos años, Medellín ha vivido un incremento en el número de turistas que la visitan. De acuerdo con el Sistema de Indicadores Turísticos Medellín-Antioquia (Situr), adscrito a la Secretaría de Desarrollo Económico de la Alcaldía y administrado por Fenalco, en la última década ha habido un crecimiento sostenido en el número de visitantes a la región.

En 2008, el número de personas que entraron por el punto migratorio del José María Córdova fue de 270.080 de los que 75.761 eran extranjeros. Para el 2018 el registro fue de 823.270 (con 323.014 extranjeros) y en lo que va del 2019 la cifra va en 524.631 personas, 219.803 de las cuales eran extranjeros.

Le sugerimos:  ¿Con Airbnb se evaden impuestos?

En lo corrido de este año, ha habido 2 picos de visitantes. El primero fue el mes de enero, cuando ingresaron 79.363 turistas, de los cuales 28.317 eran extranjeros. El segundo pico estuvo entre los meses de junio, con 88.599 visitantes, 34.551 foráneos, y julio, con 93.954 personas entrando por el aeropuerto de Rionegro. De ellos, 38.987 eran provenientes de otros países.

Esto se ha manifestado en el crecimiento del sector turismo en la ciudad y El Poblado. Nada más en la comuna 14 de Medellín se cuentan 96 hoteles, 69 hostales y 97 apartahoteles, convirtiéndolo en uno de los sitios más atractivos para los visitantes de la ciudad.

Pero, asociado a esto, han empezado a aparecer las tensiones entre los distintos actores de la sociedad. Algunos sectores como Manila y Provenza, los residentes resienten la aparición de hostales y, con estos, problemas de ruido y convivencia.

El fenómeno no es local. Con tintes diferentes, en Europa también se han manifestado contra la industria turística. Por ejemplo, en el 2018 se conformó la red de Ciudades del Sur de Europa frente a la Turistización, una iniciativa impulsada por Barcelona, Madrid, Lisboa, Venecia, Sevilla y Valencia, entre otras.

No se pierda: Hostales en El Poblado, un asunto por regular

La organización lucha contra la “precarización y reducción del derecho a la vivienda”, según expresaron en su manifiesto fundacional. Asimismo, rechazan el encarecimiento del comercio local, la precarización de las condiciones laborales y la contaminación.

Sus propuestas incluyen la imposición de “límites a la industria turística, la adopción de políticas fiscales diferenciadas para vivienda y alojamiento turístico, la desturistización de la economía de la ciudad, o el decrecimiento turístico”.

De vuelta a El Poblado, ya hay líderes que rechazan el contenido del comunicado. Por una parte, Luis Guillermo Orjuela, vocero de los comerciantes del Parque Lleras asegura que este documento pudo haber sido motivado por el deterioro de las condiciones en el espacio público de su sector, así como la presión de las autoridades a los comerciantes formales.

Juanita Cobollo, presidenta de la Corporación Barrio Provenza, sostuvo que el comunicado fijado en las paredes del sector se debió al escándalo de acoso por parte del canadiense Austen Summers.

Indicó que si bien entiende la molestia, dijo que “esa no es la forma de hacerlo”. Para ella, lo ideal sería educar al turista “desde los hoteles y el mismo aeropuerto”.

Siga leyendo: Así va la construcción del parque memorial donde estaba el Mónaco

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co