¿Qué nos enseñó como sociedad el Space?

¿Qué nos enseñó como sociedad el Space?

Las irregularidades y fallas en torno a la construcción del edificio Space (en Medellín) dieron pie a que se promulgara una nueva ley. La academia se une al análisis.

La construcción es uno de los motores de la economía del Valle de Aburrá. De acuerdo con el Censo de edificaciones del Dane, en el segundo semestre de este año se han entregado más de 819.000 metros cuadrados y hay más de 6,2 millones de metros cuadrados en proceso de construcción.

Según datos de Camacol, el gremio de la construcción, en El Poblado nada más durante los últimos 10 años se han entregado 13.000 viviendas nuevas.

Durante ese mismo periodo este sector ha tenido en promedio 68 proyectos residenciales mensuales en venta. Con ese volumen de construcciones es válido preguntarse por el impacto del caso Space y las fallas constructivas en cerca de 10 proyectos del Grupo CDO en la ingeniería local.

Lea también: Así falló la justicia frente a los implicados en el Space

Una ley sin reglamentar
En junio del 2016 el Congreso aprobó la ley de 1796, también conocida como ley de vivienda segura o “ley anti-Space”, mediante la cual se pretendía fijar medidas concretas para evitar que se volvieran a presentar hechos como el que dejó 12 muertos en el Space.

La ley, que fue sancionada por el presidente Santos, establecía que los constructores ampararan los perjuicios patrimoniales que pudieran causar a los propietarios, bien sea por colapso o amenaza de ruina.

Del mismo modo estableció que los proyectos con más de 2000 metros cuadrados de construcción deberán contar con supervisores y revisores independientes y eliminó las autorizaciones para que los constructores pudieran llevar a cabo la supervisión de sus obras.

Le sugerimos: Las secuelas de Space, en el cemento y el corazón

Finalmente impuso a los curadores una mayor vigilancia a los curadores urbanos mediante la creación de una Superintendencia Delegada, adscrita a Notariado y Registro. La entidad deberá reglamentar el concurso de méritos para elegir y nombrar a los curadores urbanos.

El artículo 8 de esta ley, que establece que el constructor está obligado a responder por los posibles perjuicios a los propietarios, está sin reglamentar. Por el momento, hay un borrador de decreto del Ministerio de Vivienda por medio del cual, en caso de ser aprobado, se crearían nuevas medidas de protección al comprador de vivienda.

¿Y qué dice la academia?
“El proceso constructivo de una edificación se semeja a una cadena de varios eslabones agarrada a un soporte fijo en su extremo superior y sosteniendo una carga en el último eslabón. Si se llega a romper uno de los eslabones, la carga simplemente se cae”, explica María del Pilar Duque Uribe, docente e investigadora grupo Site de la Universidad EIA.

“La construcción de un edificio comienza desde la etapa de los estudios y diseños, primeros eslabones de la cadena y que son decisivos para lo que sigue. Si un proyecto tiene errores en el diseño, será muy difícil hacer que los eslabones siguientes puedan suplir estas deficiencias”, añade la docente.

Le interesa: CIDH escuchará a las víctimas de CDO

Duque Uribe sostiene que en la etapa de diseño es en la que “se aplican los conocimientos de punta y con ellos se determina las amenazas naturales de la edificación” así como las cargas que debe soportar.

“Los conocimientos de punta se plasman en los requerimientos exigidos por las normas de diseño y construcción sismorresistente, los cuales pueden ser vistos como recomendaciones generales y puntuales para cumplir con el objetivo del diseño: protección de la vida humana y del patrimonio”.

La profesora es clara en afirmar: “Para asegurar que aquí no haya problemas, se debe recurrir a una revisión de los diseños, realizada por un tercero”. En la siguiente etapa, la construcción, hay que tener cuidado. Si hay fallas derivadas de una deficiente calidad en los materiales o malos procesos, “también se debilita la cadena y se puede generar el colapso”.

Contexto de la noticia: Las víctimas mortales del Space

Este riesgo hace indispensable que se cuente con una correcta supervisión técnica durante la construcción.

La profesora dice que “el esquema legal de revisión y supervisión se ha mejorado” y añade que “de ahí que una de las herencias del colapso del edificio Space es que diseñadores, consultores, supervisores y constructores deben velar, no solo por su propio trabajo, sino por la calidad final del proyecto”.

Para la profesora e investigadora Duque Uribe, el compromiso de la academia continúa con el reconocimiento de las amenazas de la región, la innovación en las técnicas y los materiales y, “sobre todo, en la generación de la conciencia de la responsabilidad que se adquiere cuando se diseña y construye un edificio en nuestros futuros ingenieros”.

FOTOS: Hierba y ruinas, lo que queda del Space

Gente consultó sobre este tema a la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y su presidente declinó dar declaraciones.

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co
Antes y después del lote donde estuvo ubicado el edificio Space: