Conflicto de Altavista se extiende a Belén

El conflicto de Altavista se extiende a Belén

Conflicto de Altavista se extiende a Belén

Vecinos de Los Alpes, La Gloria, Zafra y Los Bernal también sufren el miedo por los enfrentamientos que se agudizan en el corregimiento de Altavista.

Hasta el lunes 2 de octubre don Fernando Botero tuvo que esperar para que le extrajeran el proyectil que tenía alojado en la pierna izquierda desde el 19 de septiembre. Ese día la tranquilidad de su apartamento, en la urbanización Mirador de Los Alpes, fue interrumpida por una bala perdida disparada en el homicidio de Willinton Andrés Flórez Muñoz, que ocurrió en la parte alta de la ladrillera Santa Rita, en el corregimiento de Altavista.

“Recordarlo es duro porque uno no está preparado para eso. Uno en su casa descansando, con su esposa al lado, y de un momento a otro que una bala lo tire al suelo… me sentí frágil, vulnerable, impotente”, relató el vecino y señaló que lo más complejo no fue solo el desconcierto por el hecho, sino “el calvario” que le tocó vivir para que se emitiera la orden de su cirugía y que solo se logró con una tutela, después de que su caso fuera conocido por la opinión pública.

Este ha sido el primer hecho conocido de bala perdida desde comienzos de febrero, cuando se prendieron las alertas por nuevos choques entre balas delincuenciales en Altavista. Desde entonces, y con mayor intensidad en los últimos meses, la zozobra y el temor se han extendido por el corregimiento y por los barrios vecinos.

Lea tambiénTodo lo que necesita saber sobre el conflicto en Altavista

Uno de ellos es el sector de Cantarranas, ubicado en Altavista parte baja, donde una habitante, que pidió reserva de su nombre, afirmó que, aunque en la última semana se han apaciguado los enfrentamientos, desde hace 2 meses “la gente no puede salir tranquila”. Desde que empieza la noche “todos se entran”.

En este sector, según relató la vecina, incluso se ha visto que las bandas criminales empiezan a pedir colaboración a los residentes. “Cuando ellos están muy mal comienzan a pedir plata por cualquier cosa, a mí me han pedido colaboración, y uno da lo que quiere”, comentó la mujer y enfatizó en que no es un hecho frecuente.

En La loma de los Bernal
Alexander Gómez, administrador de torres de Valbuena 1 y 2, urbanización que limita con Mano de Dios (sector en el que delinque la banda del mismo nombre, al servicio de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia), dice que en los últimos meses se han oído “balaceras aisladas”, razón por la cual los habitantes evitan acercarse al balcón.

“Lo hacen por precaución, sobre todo por el susto, pero no es que la gente viva con temor”, afirmó el administrador del conjunto residencial y añadió que el único momento en que las balas se han acercado a la urbanización fue en la asonada del 20 de julio del año pasado, cuando la Policía ingresó e impactó un vehículo cuando comenzó a disparar desde allí.

“De 320 apartamentos hay 10 desocupados y de esos, 3 los están remodelando”, advirtió Gómez y señaló que la situación en este barrio no es tan compleja como la que se vivió hace 5 años, cuando las balas caían allí. En ese punto lo respaldó Mónica Noriega, directora del Comité Cívico de Los Bernal, quien añadió que ningún administrador le ha notificado que la gente se esté yendo por este motivo.

Siga leyendo: “Nos podemos adaptar a Los Bernal”

Andrea Velásquez, vecina de la Loma de Los Bernal, dijo que, aunque su urbanización no está tan cercana al sector en conflicto, lo que sí ha sentido todos estos días es el sobrevuelo del helicóptero. “Entonces uno se asoma al balcón a ver qué está pasando y ve que va hacia Altavista o hacia Zafra y, si se concentra, se alcanzan a oír los tiros“, narró ella.

Además, agregó, hace aproximadamente 1 mes y medio ha notado la presencia de los militares en Belén, con retenes que les han indicado a ella y a su esposo que deben desviarse de su ruta habitual por la carrera 84 (pasa por Zafra), para subir hasta la avenida 80. “Eso crea un clima de desconfianza”, dijo Velásquez.

En Los Alpes y en La Gloria
Daniel Echeverri, quien vive hace cerca de 9 años en el Mirador de Los Alpes, contó que hace más de 2 meses, en medio de una balacera que se armó en Zafra, el helicóptero llegó hasta su unidad para buscar a alguien que se estaba escondiendo allí.

“Desde que la Alcaldía anunció que habría una intervención en Altavista y en Belén se había notado la presencia de la Policía y el helicóptero, pero en las últimas semanas, cuando más se han dado combates fuertes, como las explosiones y ráfagas de la semana pasada, el helicóptero no llegó”, comentó Echeverri y añadió que, pese a que su barrio es tranquilo, se siente en medio del fuego cruzado. “Era muy necesario que llegara la Policía, porque esas zonas estaban muy abandonadas, pero uno cree que hace falta que a los jóvenes de allá les den oportunidades”, sugirió.

Ángela María Salinas, líder comunitaria de La Gloria, dijo que en esa zona se han sentido balaceras y explosiones que han terminado por causar temor en los habitantes. “Hay muchas familias que sufren este conflicto sin tener parte, esperamos que la Administración pueda retomar la tranquilidad para la comuna muy pronto”, recalcó.

Le sugerimos: Aumentan los robos en Belén

Lo que dicen las autoridades
En declaraciones a medios de comunicación el secretario de Seguridad, Andrés Tobón, afirmó que en Zafra se han desplegado operativos de la Policía Nacional y del batallón urbano del Ejército, para prevenir el crimen y proteger a la comunidad.

Asimismo, la Policía informó que había intensificado los operativos en la zona. El 21 de septiembre, tras enfrentamientos con los delincuentes incautaron 2 fusiles, 1 subametralladora, 13 proveedores y munición perteneciente al grupo delincuencial Altavista.

Según cifras del Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia de Medellín, entre el 1.° de enero y el 3 de octubre de 2017 se han reportado 39 homicidios en Belén y 16 en el corregimiento de Altavista. En el mismo periodo del año pasado se habían registrado 25 y 8 respectivamente.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co