La 33 no descansa del ruido

la 33 y la 70, puntos de ruido en Medellín

La 33 no descansa del ruido

Música, baile, licor, luces, comida, noche. Mientras una porción de la ciudad se vuelca a disfrutar del fin de semana, otros tantos, vecinos de las zonas de rumba, deben padecer molestias por el ruido y la vibración que llega hasta sus hogares.

Un caso más que se suma a esta problemática que lleva varios años en el debate público, es el de Janet Eraso, residente del barrio El Nogal Los Almendros, quien luego de acudir a las autoridades competentes, contactó a Gente para manifestar la forma en que el ruido en la avenida 33 viene afectando su vida personal: “Vivir acá ha sido una pesadilla cada fin de semana, no puedo creer que las personas solo dejen pasar por alto 5 días de la semana muy valiosos para despilfarrar tiempo en una rumba que dura hasta las 4 a.m. No puedo conciliar el sueño, los únicos días que puedo dormir más de 5 horas y son los días en los que las discotecas usan sus ingresos para tener el equipo de sonido mas estridente y molesto posible”.

La vecina del sector indicó que su apartamento está ubicado “atrás de la discoteca California” y que “los fines de semana las paredes vibran“. Además, manifestó que “hace 2 meses llevé la queja a la Alcaldía de Medellín y me enviaron un oficio apenas el 28 de agosto”. En él, la Administración le indicaba que debía remitir su queja al CAI Belén de la Policía.

En su comunicación, Janeth concluye: “¿Cuál es la solución?, ¿por qué tiene que ser que yo me vaya del barrio?, ¿por qué mejor no se van ellos, los de las discotecas, o que por lo menos disminuyan el horario o el volumen?”.

Lea también: La 33 y la 70, puntos de discordia por el ruido

Por su parte, el representante legal del Club California, Francisco González, aseguró que su establecimiento cumple con la normatividad vigente y que es posible que la problemática se presente por locales aledaños que no controlan el ruido: “La discoteca fue diseñada herméticamente cerrada, previendo que no se afectara a la vecindad con el ruido. Inicialmente teníamos un pequeño inconveniente que era cuando abríamos la puerta, pero para eso se diseñó un túnel, que consiste en una segunda puerta que se intercala y, cuando la primera puerta se abre, la otra está cerrada. Con eso ya no tuvimos más problemas con ruido”.

El comerciante también afirmó que en la última medición de ruido que realizaron las autoridades se demostró que el sonido no sale al exterior: “El parámetro permitido en la noche es de 45 decibeles y el resultado fue de cerca de 2 decibeles”.

Gente contactó a la Secretaría de Salud, dependencia encargada de la medición del ruido intradomicialiario, para confrontar esta versión, pero al cierre de esta edición no recibimos respuesta. También remitimos un cuestionario a la Inspección de Policía y la Subsecretaría de Gobierno Local y Convivencia, donde, sin referirse específicamente al club California, explicaron que en general el programa Convive la Noche, en una zona de alta mixtura como la avenida 33, los establecimientos certificados “pueden operar hasta las 4 a.m.” de jueves a sábado y domingo víspera de festivo. El límite de ruido para zonas comerciales es de 70 decibeles en la noche.

*Foto: archivo.
Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co