Zumba: ejercicio de manera divertida

Zumba: ejercicio de manera divertida

Zumba: ejercicio de manera divertida

Lina y Catalina nos cuentan de qué se trata este deporte y los beneficios que tiene para la salud, el cuerpo y el espíritu.

Dicen que la zumba es una fiesta y de eso no queda la menor duda cuando en el estudio ponen una canción y la gente comienza a bailarla. Unos mueven más lo hombros, otros mueven pies, pero todos siguen el ritmo de los pasos. De pronto se escucha un grito: “Wow”, es la alegría que se apoderó de un bailarín. La mayoría de estas personas conoce a Lina y a Cata, ellas son las responsables de que puedan simular una rumba mientras hacen ejercicio.

Lina María Zuluaga y Catalina Hidalgo se conocieron gracias a la zumba. Lina, que fue la primera mujer de Medellín en ser certificada como instructora, comenzó hace 4 años dictándole clases a Catalina, hasta que esta última mostró tantas habilidades, que se convirtió en su socia.

“Yo bailo desde la adolescencia, pero cuando me gradué de la universidad dejé esa pasión de lado. Sin embargo, en un momento de la vida que busqué una escapatoria emocional me encontré con esta disciplina. En un principio reemplazaba las vacaciones de ella o dictaba clases empresariales y hace un poco más de 1 año y medio nos unimos para crear Be In Zhape”, cuenta Catalina, mientras que su compañera de pista asegura que este espacio de zumba fitness les permite ofrecer un entrenamiento completo para el bienestar físico.

Ambas vecinas son ingenieras, pero descubrieron en la combinación del baile y las rutinas aeróbicas una oportunidad para compartir más tiempo con su familia y entregar sus días a la música. Por eso nos cuentan sobre esta alternativa para mantenerse en forma de la manera más divertida.

¿De qué se trata este deporte?
No importa la edad o el estado físico. Para practicar zumba lo único que hay que tener son ganas de mover el cuerpo. De acuerdo con Catalina, “este es un programa de acondicionamiento físico que disfraza el ejercicio a través del baile”. De hecho, este deporte es popularizado en el mundo como una fiesta, porque hay ritmo, luces y mucha alegría.

“Esta es una motivación para quienes no gustan de los gimnasios, pues van al estudio a bailar y ni siquiera se dan cuenta de que están haciendo ejercicio. Toda la gente se la pasa sonriendo, cantando, aplaudiendo y gritando. Es algo tan divertido, que te olvidas de que fuiste para estar saludable y mantenerte en forma. Practicarla es superentretenido”, agrega Lina y señala que hay tanta euforia, que de repente muchas personas se ponen a bailar solas y los demás les hacen ronda.

Esta disciplina fitness, que puede practicar a cualquier edad, fue creada a mediados de los años 90 por el bailarín caleño Alberto “Beto” Pérez, quien buscó desarrollar, fortalecer y dar flexibilidad al cuerpo mezclando algunos elementos aeróbicos con la danza. Es así como dentro de las rutinas de zumba se usan principalmente música latinoamericana como la salsa, la samba, el merengue, la cumbia y el reguetón.

En una clase de 1 hora se fusionan movimientos de alta y baja intensidad. Normalmente en cada coreografía se trabajan 2 sectores musculares del cuerpo, la estructura de la canción es la que le va dando de forma al entrenamiento. Se usa un “estilo libre coreografiado” como método de enseñanza, para que los pasos sean más fáciles de aprender. La clave es no incluir más de 4 a 5 pasos, así la experiencia será algo sencillo, divertido y efectivo.

Zumba es una marca registrada que llegó a más de 180 países, por eso hace sus propias coreografías para que los instructores las tomen o inventen las suyas, incluso es llamado el trampolín de los artistas, pues cuando se lanza una canción en la plataforma se escucha al mismo tiempo en todo el mundo.

Algo más que quemar calorías
Como cualquier disciplina que se basa en el trabajo aeróbico, la zumba ayuda principalmente a la pérdida de peso mediante la quema de calorías y la mejora el estado físico. Asimismo, aumenta la tolerancia a la acumulación de ácido láctico, mejora la frecuencia cardiaca, incrementa la energía, activa el metabolismo y tonifica y define los músculos del cuerpo. Sin embargo, Catalina resalta que, además de beneficiar el cuerpo, esta actividad favorece la mente y el espíritu.

Al practicarla se ejercitan la memoria y la coordinación, puesto que en las clases se deben aprender diversas coreografías. De igual forma, mientras se baila se corrigen las malas posturas se y liberan endorfinas, las hormonas fundamentales para alcanzar la felicidad, reducir el estrés y aumentar el autoestima.

De acuerdo con Lina, “este es un entrenamiento completo que combina los ejercicios cadiovaculares, el equilibrio y la flexibilidad, pero hay que tener en cuenta que una clase a la semana no te va a hacer muy fitness, sino muy feliz. Para lograr resultados de perdida de peso y tonificación, hay que ser constantes y, al mismo tiempo, complementar con alimentación saludable, consumo de agua y descanso”. La invitación es a que todos salgan a bailar y sudar con la coreografía de su canción favorita.

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Agosto 22, 2017

Categoría

Emprendedores, Gente

Tags

Deportes, emprendimiento