‘Yo también corrí el Tour de Francia’

principal

‘Yo también corrí el Tour de Francia’

“Sufrir viendo bonito”. Así describe Caro Ferrer los más de 410 kilómetros de montaña que recorrió en Francia. Y es que la joven ciclista jamás imaginó vivir de cerca algunas de las etapas del Tour.

Mientras miles de personas alentaban a los deportistas y se combinaban de manera perfecta con los imponentes paisajes verdes de las ciudades francesas, ella, a veces de espectadora y otras de corredora, cumplía el deseo que desde siempre le había quitado el sueño.

El viaje comenzó a pocos meses de la competencia, cuando un amigo le propuso que realizaran el recorrido en un plan turístico. Caro, “como toda alma libre”, tomó sus maletas rumbo a Madrid (España), en donde empezaría la aventura que luego los llevaría a Alpe d’Huez, Chamonix, y París.

La pasión por ese deporte surgió hace 1 año y medio. Después de pasar por gimnasia olímpica, natación y atletismo Caro comenzó a montar bici y al mes de estar ‘engomada’ se inscribió para participar en su primera carrera, a partir de ahí decidió que quería competir. Como dice ella, la fiebre del ciclismo la cogió, la atrapó, y ahora no puede soltarse.

Para Caro un día sin bicicleta es desolador, se siente triste e incompleta. “Todo en mi vida gira en torno a montar”, expresa y, añade, que aunque solo desde enero del año pasado empezó con una rutina, en la semana dedica por lo menos 2 horas y media diarias a recorrer las carreteras del departamento.

Ese hábito lo adquirió cuando conoció un grupo de casi 15 personas, en su mayoría hombres, que llevan años dedicados al ciclismo. En un inicio la dejaban botada en el camino, pero ahora ella les sigue el ritmo, y hasta sobrepasa, a estos aficionados de las dos ruedas.

De acuerdo con Caro, salir a montar bici no es tan sencillo, pues ella siempre mantiene el estilo a la hora de seleccionar su atuendo y accesorios: el reloj, las gafas, las medias y el traje le deben combinar. Lo que nunca falta son sus dos trenzas, eso lo hace para que cuando la vean en la calle sepan quien es, “Caro Ferrer, la de las trencitas”.

Y efectivamente logra ser recordaba, sus más de 100.000 seguidores en Instagram lo demuestran. Al principio su idea era mostrar sus recorridos y, sin proponérselo, se convirtió en el referente de muchas mujeres a la hora de salir en bicicleta.

Si bien asegura ser una mujer competitiva, ella lo que busca en la bici es tranquilidad, pues la considera su polo a tierra. “Hay que ser realista, no soy una persona con las condiciones para ser ciclista, pero también he dicho que la disciplina supera el talento. Y ese es mi secreto”.

Desde de que determinó que iba a disputarse los primeros puestos, Caro entrena todos los días incansablemente y cuando se pone un número atrás, dice la joven, tiene dos alternativas: transformarse o se destruirse. Ella siempre elige la primera opción.

En este momento la ciclista planea seguir levantándose a las 4:30 a. m. para encontrarse con sus compañeros de ruta. Cientos de kilómetros sin recorrer esperan ese par de trenzas que están enfocadas en competir y disfrutar. Caro ahora la tiene clara: su próximo rumbo, sea como sea, será el Giro de Italia.

Por Dafna Vásquez.
dafnav@gente.com.co

? M O M E N T O S ? Gracias chicos! Que buena Grupetta la de hoy!!! Mañana nos volvemos a ver!

Una publicación compartida de Caro Ferrer (@caroferrerb) el

Fecha

Agosto 12, 2016

Categoría

Deportistas, Gente

Tags

bloguera, campeona, ciclista, deportista, el poblado, emprendedora, fisioterapeuta, innovadora, joven, mujer, negociante