Una idea con el aroma de café

7024427-1300px

Una idea con el aroma de café

Durante casi 8 años, Juliana Duque, comunicadora social y periodista de UPB, estuvo proponiéndose una y otra vez hacerles caso a los cientos de “qué tal si…” que le pasaban por la cabeza a cualquier lugar y hora: ¿qué tal si compro un dominio para empezar a compartir la programación cultural de los cafés de la ciudad?, ¿qué tal si monto una estrategia de redes sociales para promover eventos con los amantes del café?, ¿qué tal si hago convenios con productores y fincas para divulgar sus marcas orgánicas o artesanales?, ¿qué tal si invito a los que les guste el café, como a mí, a compartir fotos o escritos de sus lugares favoritos para consumirlo?, ¿qué tal si cuento las historias de vida de los dueños de estos negocios?, ¿qué tal si comparto recetas que tengan como base el café?…

Sin embargo, las ideas de emprender un proyecto que se anclara a esta bebida, que ha hecho mundialmente conocido a nuestro país y que ha sido su favorita desde la adolescencia, no le bastaron para lanzarse al ruedo porque, como explica, siempre pensó que dedicarse laboralmente a los proyectos de terceros le daba más estabilidad.

“Uno crece mientras aprende un discurso de lo que debe hacer en la vida: ser profesional, tener una casa, comprar un carro… Todas esas cosas aprendí a confrontarlas cuando conocí a un extranjero que me habló de cómo nosotros vivíamos pensando en el futuro sin preocuparnos por el presente, mientras él y muchos otros escogían hacer lo que querían cuando querían”, revela ella, convencida de que esa situación le dio el impulso que necesitaba para empezar a viajar (un sueño que había aplazado) y para arrancar con esa idea de negocio que había tenido congelada mientras llegaba el momento correcto.

Juliana Duque creó un portal que difunde la programación de los cafés de la ciudad y que reúne a los amantes de esta bebida.

 

Lo primero que hizo fue buscar cómplices para la plataforma, es decir, personas que creyeran y se dedicaran al proyecto como ella. Esa situación, analiza ahora, le sirvió para entender que debía hacer las cosas por sí misma, porque no iba a encontrar a alguien más que entregara el 100 % de su tiempo y su potencial a su propuesta.

Cuando empezó a ser su propia jefe, Juliana incluyó su pasatiempo de recorrer los cafés de Medellín en el cronograma de trabajo, “porque tenía que hablar con los dueños de los establecimientos para convencerlos de que me enviaran la programación que hacen regularmente”, cuenta, y agrega que con esa información salió al aire desde febrero culturacafe.com.co, una página que hasta ahora ha tenido un buen recibimiento porque, como lo ha descubierto, la mayoría de personas no conocen más de 3 cafés.

Tampoco, agrega, saben que en muchos de ellos hay lecturas de poesía, intercambios de idiomas, obras de teatro, conferencias, cine clubes y actividades gastronómicas, “por eso quería que la gente se fuera dando cuenta de que esa oferta existe, y al mismo tiempo, tener una sección para artículos, otra para recetas y otra para vitrina (tienda)”, explica, dejando claro que con pasión por el café —hasta ha hecho cursos de cata, preparación y tostión— ha logrado contestar los “qué tal si…” con hechos y paralelamente con los comentarios positivos de los usuarios y con la construcción de un sueño para el futuro: que Cultura Café sea un portal informativo que la lleve a conocer, de primera mano (con viajes), las realidades que se desprenden del café en el país y en el exterior.

Por Laura Villamil.

Fecha

Mayo 6, 2016

Categoría

Emprendedores, Gente

Tags

café, emprendedora, laureles, mujer, negociante, periodista, viajera