Su misión: aprovechar la ropa que dejan los niños

Su misión: aprovechar la ropa que dejan los niños

Su misión: aprovechar la ropa que dejan los niños

Dos vecinas de Envigado crearon un emprendimiento para vender las prendas que los pequeños dejan como nuevas.


“Y hoy qué, ¿sí vas a poder recoger los niños al colegio?”. Esa frase, que Camila Mesa e Isabel Espinosa usaban en broma para preguntar sobre su disponibilidad de tiempo, fue la que inspiró su emprendimiento.

Estas 2 administradoras de empresas, con el anhelo de montar su propio negocio y a futuro criar sus hijos, pasaron tardes enteras recopilando ideas para crear algo innovador, hasta que a Isabel se le ocurrió desarrollar una estrategia para alargar el ciclo de vida de los objetos de los bebés, a través de las ventas de segunda.

Investigaron cómo lo hacían en otros países y empezaron a buscar juguetes, cunas, corrales y caminadores usados para ofrecer. También pensaron en ropa, pero el desarrollo de la empresa coincidió con la especialización en Mercadeo de Camila y en los análisis de mercado había muy poca aceptación.

Sin embargo estas jóvenes de 26 años, que todavía no tienen entre sus planes formar un hogar, se lanzaron al ruedo y hace más de un año y medio crearon Pequeños Grandes en Instagram. Para su sorpresa el éxito de la marca fue la ropa.

“Poníamos la foto de una camisa, unos zapatos o un pantalón, y ahí mismo se iba”, dice Camila, mientras señala que fue ella quien le propuso a su amiga que solamente se dedicaran a las prendas de vestir.


Querían tener productos únicos, así que empezaron a comprarles a las mamás la ropa (teniendo en cuenta ciertos parámetros de marcas, diseño y calidad) que sus hijos dejaban como nueva, para luego venderlas nuevamente a precios justos. Eso sí, antes de hacerlo la revisan y la lavan muy bien. Las prendas que ella consideran que no son aptas para la venta, si así lo desea la dueña, son donadas a fundaciones aliadas o a personas que realmente la necesitan.

En diciembre del año pasado Camila quiso dedicarse de lleno a la empresa y renunció a su trabajo en Coltabaco. “Todo el mundo me dijo que estaba loca. Y aunque Pequeños Grandes no me da las mismas ganancias de ese empleo, yo tenía un pálpito… Siempre tuve dentro de mí una parte muy emprendedora y al mismo tiempo soñé con ser una gran ejecutiva, sin embargo replanteé mi vida y decidí trabajar por lo mío. No me arrepiento”.

Mientras tanto, crearon una página web para dedicarse al comercio digital y aseguran que les ha ido muy bien. De igual forma, Camila cree que el éxito de su sociedad es la honestidad, pues ambas son muy directas y comprensivas. Isabel, que cursa una maestría en Marketing Digital, se enfoca en la estética de la empresa y su socia, en el área comercial.

“Uno dice: “Sí puedo ir al colegio por los hijos, pero me toca trabajar hasta la 1 de la mañana”. Y no importa, porque es algo que recompensa el trabajo, vos tenés tiempo para todo y te toca dedicarle el doble, pero no hay como sentir que te estás matando por lo que es tuyo. Ahora sí, aunque no tengo, puedo salir a recoger los niños”.


Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Julio 13, 2018

Categoría

Emprendedores, Envigado, Gente