Sebastián Morales, el vecino olímpico

principal_sebastian

Sebastián Morales, el vecino olímpico

“Un deportista siempre va a querer más”. Eso dice el clavadista Sebastián Morales de su primera participación en unos Juegos Olímpicos. Este joven de 22 años, que se destacó en la modalidad de salto trampolín 3 metros en Río 2016, tiene claro que llegar a una final no es fácil.  A pesar de no haber obtenido la medalla, este campeón nacional y centroamericano se codea con los mejores del mundo de este deporte acuático.

El último triunfo de ‘Moralitos’, como también le dicen, en el trampolín 3 metros, fue el pasado 6 de julio en el Grand Prix de Bolzano. En Italia se llevó el oro con una puntuación de 446.35 puntos.

Su gusto por el clavado comenzó a los 6 años de edad. Antes de estar en las piscinas practicaba BMX, pero al acompañar a su hermana a nado sincronizado se le fue despertando curiosidad por los trampolines. Al comenzar en Cifar un programa de la Liga de Natación de Antioquia que está orientado a la búsqueda de niños talentos para el deporte los entrenadores se dieron cuenta de que Sebastián tenía aptitudes para ser un gran competidor.

Este clavadista tiene vagos recuerdos de lo que fue su infancia dedicada al deporte, sin embargo, sabe que la felicidad que siente ahora al estar en lo alto es la misma que sintió hace 16 años. “La primera vez que me tiré sentí mucha emoción y adrenalina, siempre he sido muy arriesgado. Quería hacerlo 1, 2 y hasta 3 veces. Me gustan los clavados porque no cualquier persona se va a subir a determinada altura para tirarse a dar vueltas por diversión, sino porque realmente eso lo apasiona”.

Cuando era pequeño, expresa, lo metieron a ese deporte para que aprovechara su tiempo libre. No obstante, al transcurrir de los años se fue percatando de que podía dedicarse por completo a los clavados e ir obteniendo logros. Entonces llegaron los nacionales, panamericanos, Copa Pacífico, mundiales y sudamericanos y tras ellos las medallas y menciones.

Un dia como hoy viendo a ver que se hace de nuevo ?? #mesacrifiqueportodos

Una publicación compartida de Sebastian Morales Mendoza (@sebmorales94) el

Cada ciclo olímpico comienza cuando se termina el otro, y cuando acabó Londres 2012, Sebastián tenía muy claro lo que quería: “Pensé en una final olímpica, y eso fue lo que logramos”. Aunque no salió victorioso, este joven se siente muy feliz y tranquilo, por eso va a continuar trabajando su mente y cuerpo, no para la competencia, sino como un reto personal.

Después de que volvió de Brasil, Sebastián se ha dedicado a descansar y a reflexionar, por eso decidió tatuarse en la piel los 5 anillos olímpicos, que para él simbolizan todo ese proceso de preparación para llegar donde está: las lesiones, las lágrimas, las alegrías, los sacrificios y la decisión de renunciar a varias actividades para adoptar el estilo de vida de un deportista de alto rendimiento.

Desde ya su mirada está puesta hacia el Oriente, el clavadista va comenzar a planificar su paso por Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para que su desempeño sea aún más sobresaliente y dejar en alto la bandera de Colombia.

*Nota actualizada el 10 de julio de 2017.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Septiembre 9, 2016

Categoría

Deportistas, Gente

Tags

belén, campeón, clavadista, deportista, hombre, joven, olimpista, viajero