Samuel Marulanda, con el corazón puesto en el BMX

principal_bmx

Samuel Marulanda, con el corazón puesto en el BMX

Para Samuel Marulanda, de 8 años, ganar trofeos y medallas es la recompensa perfecta después de luchar con los nervios  y salir a pedalear con fuerza para cruzar la meta en la  pista BMX; tal vez porque son las pruebas tangibles de que el esfuerzo  y la disciplina tienen un final feliz. “Yo practico este deporte  desde hace 3 años. Empecé en semilleros y me gané algunas medallas  de primer puesto. Hasta ahora he pasado por varias categorías  y en todas me ha ido muy bien”, cuenta, con la satisfacción de una pasión cumplida.

Su historia en este deporte empezó hace 3 años, luego de que el  Niño Dios le trajera la bicicleta que le despertó la curiosidad por ver  el mundo desde 2 ruedas. Sus primeros paseos fueron en la cuadra,  en compañía de los amigos, pero no tardó mucho en cambiar ese  escenario por una pista de verdad, de esas que con cada obstáculo le llenan el estómago de adrenalina. Eso es, por lo menos, lo que trata de expresar con frases cortas, porque eso sí: es un niño de pocas palabras.

Para él, claramente es mejor acomodarse en el partidor a esperar  la señal de arranque que sentarse a hablar de lo que siente cuando esté allí, por eso solo se anima a contar lo que ha logrado en su corta trayectoria cuando su mamá, Eliana Gil, le recuerda sus triunfos, por ejemplo, ese que le permitió acumular en un tiempo récord el puntaje necesario para participar en el Mundial de BMX,  que se celebró hace un par de semanas en Medellín, pues tuvo 6  meses para ascender 2 categorías y llegar a la de expertos: la única  que podía estar presente en el certamen, con 32 cupos.

Este pequeño fue uno de los 64 participantes del Campeonato Mundial BMX en la categoría expertos. Se llevó el 5.° lugar.

 

“De semilleros,  que fue en la que comencé, pasé a principiantes, la categoría en  la que gané Interclubes, Departamental y Copa Oriente en 2014, y el  segundo lugar en el Campeonato Nacional de 2015. Para competir  en el Mundial, tenía que pasar a la siguiente, que era novatos, y más  tarde a expertos”, cuenta él, mientas su mamá lo complementa  diciendo que en la penúltima estuvo durante 6 meses y en la última  está desde enero.

Entre esos ascensos de categoría, confiesa, lo mejor fue conocer  competidores de todo el país en competencias de ciudades como  Manizales, Pereira, Bogotá y Barrancabermeja, en las que hizo puntos  en el ranquin nacional. Y lo peor, confiesa con timidez, fue adaptarse  a pistas desconocidas, porque lo llenaban de inseguridad  antes de la carrera.

Todas esas anécdotas de certámenes pasados, sin embargo,  quedaron en segundo plano después de experimentar la alegría de ganarse el 5.° puesto entre los 8 mejores del mundial pasado; un  triunfo que le permitió medir su nivel frente a competidores de países con mucha más trayectoria en este deporte, como Australia,  Nueva Zelanda y Estados Unidos. “No me dieron tantos nervios.  Estaba concentrado”, dice con una sonrisa, y agrega  que espera que este sea tan solo su primer  gran reconocimiento, porque en el futuro sueña con convertirse en un profesional, en un coleccionista de medallas y trofeos suramericanos,  panamericanos, olímpicos y mundiales.

Por Laura Villamil.

 

Fecha

Junio 10, 2016

Categoría

Deportistas, Gente

Tags

bmx, campeón, ciclista, deportista, envigado, mundialista, niño