Nos sintonizamos con la historia de Santiago Arango

principal_santiago

Nos sintonizamos con la historia de Santiago Arango

Esos días de la infancia que pasó grabando  sus “propios programas”  encima de la colección de casetes  de su mamá y sus tíos le sirven hoy a  Santiago Arango para asegurar que su destino  no podía ser otro que el de un locutor.  Y para dejarlo aún más claro, trae al presente  las escenas en las que se despertaba  escuchando La Voz de Colombia en la casa  de su abuela, en las que se acercaba al taxi  de su papá para oír las noticias, o en las que  pasaba desprevenido por cualquier rincón  de la casa mientras su mamá, al son de  cualquier emisora, iba de un lado a otro  haciendo tareas domésticas; recuerdos que  dejan claro que la radio se ha encargado de  musicalizar una gran porción de su vida.

Por eso, Santiago no se tiene que esforzar  mucho para encontrar la explicación de  su gusto por sentarse frente a un micrófono  con audífonos puestos, para hablar sobre  eso que siempre ha estado de fondo en sus  días: la música. Desde mediados de 2010 lo  hace desde Radiónica, donde ha podido  contar las luchas, las victorias y las derrotas  de las personas que están detrás de un  nombre artístico o de una banda, esas con  las que prefiere trascender su profesión  para crear relaciones humanas.

De hecho, esa inquietud también permea  Haga la u, el proyecto  que empezó a construir —desde que era  estudiante de Comunicación Social y  Periodismo en la Universidad de  Antioquia— con el propósito de conectar a  los músicos con sus seguidores a través de  conversatorios, presentaciones en el  Paraninfo, festivales (como el Hertz), bazares,  entre otros eventos.

“Todo eso arrancó  con el programa de radio (lleva el  mismo nombre del proyecto). Le presenté  una propuesta a la universidad y me otorgaron  el espacio. Mucha gente, igual de  gomosa que yo, se involucró. En un principio  era un magazín, en el que teníamos corresponsales de la Nacho, UPB, Eafit, la  Medellín…, pero después nos dieron otro programa a la semana para dedicárselo  exclusivamente a los músicos de la ciudad,  algo que no existía en ninguna emisora”,  afirma, y continúa diciendo que con  esa apuesta llegaron más tarde a UN  Radio y a Cámara F. M.

Mientras el proyecto crecía, este melómano  sin remedio entró a hacer las prácticas a Musinet, el programa de Teleantioquia  que le permitió entrar por la puerta grande  a la escena musical de la ciudad. Allí empezó  a escribir una columna a nombre del  espacio televisivo para el periódico El  Mundo; una actividad que se le prolongó  por 8 años. “Fue muy bonito, porque cuando  estaba en el colegio yo recortaba y pegaba  en un cuaderno todas las columnas que  se escribían sobre música en Medellín”, dice convencido de que esas colecciones hoy  son sus reliquias y añade que en el momento  en el que empezó a escribir sobre música  para diferentes publicaciones también  comenzó a coleccionar sus escritos, los mismos  que en 2014 recopiló para la publicación  de 15 años de canciones contadas, un  libro que apoyó el fondo editorial del  Politécnico Jaime Isaza Cadavid.

Ahora, los días de Santiago transcurren  entre Radiónica, Haga la U (que tiene 16  años), y Arango Comunicaciones (una agencia  de relaciones públicas que montó hace  algunos meses), por su puesto, con mucha  música de fondo.

Por Laura Villamil.

Fecha

Mayo 27, 2016

Categoría

Gente, Vecinos

Tags

belén, comunicador, hombre, locutor, organizador, periodista, presentador de televisión, productor radial, udea