“No espero oportunidades, las busco”

principal_oportunidades

“No espero oportunidades, las busco”

Laura Suárez está a un par de semanas de presentarse en el Festival Orgullo Colombiano, en Nueva York, acompañada por un cuarteto de músicos de Berklee; una oportunidad que la tiene expectante por las puertas que pueda abrir con su voz y que le produce la satisfacción del deber cumplido, porque sabe que si no hubiera sido por autogestión y perseverancia ese escenario, todavía estaría muy lejos de su trayectoria.

“En esta era tecnológica en la que tanta gente talentosa puede darse a conocer, uno no se puede sentar a esperar a que las cosas lleguen. Yo no lo hago. Trato de buscar personas que se enamoren de mi proyecto tanto como yo lo estoy. Y estando aquí, como no conozco a nadie, el esfuerzo ha sido muy grande”, cuenta.

Habla de Boston, la ciudad a la que llegó en septiembre de 2015, para afianzar su inglés y, por ahí derecho, a emprender la búsqueda de aliados de su voz; 2 propósitos que ha cumplido con esa premisa suya de responder con “empelicule” a las causas que elige. Así, por ejemplo, lo hizo con el canto: un talento con el que no nació, pero que hizo aparecer con decisión.

“Me grababa en los casetes de música llanera de mi papá para escucharme, y por eso me ganaba tremendos regaños. Mi mamá me miraba como: ¡qué pesar de mi niña que no canta y cómo le gusta!”, confiesa entre risas, y añade que tanta testarudez le concedió buenos resultados. Se refiere a los reconocimientos que recibió más tarde en los festivales de la canción de San Rafael, donde vivió durante la etapa del colegio.

“Para el primero elegí una canción de Paulina Rubio. Mi mamá me preguntó en qué tono la iba a cantar y yo ni sabía qué era un tono. A pesar de todo, logré el segundo lugar y al mismo tiempo sorprendí a mi familia”, recuerda, y añade que, con el anhelo por el primer lugar, concursó 2 veces más, hasta que lo obtuvo. “Y después de eso empecé a tomar algunas clases de técnica vocal. No fueron muchas, pero me fui preparando hasta que salí del colegio”.

En ese momento se presentó y pasó a Música con énfasis en canto en la Escuela de Artes Débora Arango, y 6 meses después entró también a Negocios Internacionales a la U. de M. En Música solo estuvo un año, pues el canto académico le resultaba lejano de lo que ella quería hacer con su voz: pop fusión.

Con ese género, de hecho, pudo experimentar mientras perteneció a un grupo de la universidad, y más tarde, cuando decidió invertir el tiempo en su propio proyecto. “Hice un demo con 4 canciones y fue el primer paso para saber cómo es esta industria. Después de eso me alejé 2 años del canto, porque así como encuentras personas que te apoyan, conoces otras que te dicen: ‘No puedes’”, reconoce y agrega que ese episodio lo dejó atrás cuando su esencia musical le reclamó volver a entonar melodías. Por eso, de ahí en adelante se propuso ignorar los desalientos y, como en su infancia, cantar por alegrar el alma. Es lo que hará el 10 de julio en Nueva York.

Por Laura Villamil.

Fecha

Junio 24, 2016

Categoría

Artistas, Gente

Tags

artista, Boston, cantante, Colombianos en Estados Unidos, compositora, creativa, Estados Unidos, joven, laureles, mujer, música, talento, viajera