Mario Luna compone tangos para Medellín

principal

Mario Luna compone tangos para Medellín

Jorge Mario Londoño tenía 13 años cuando supo que, como consecuencia de su afición por cantar en la ducha, había obtenido su primera oportunidad en la industria musical: integrar una orquesta tropical. Su vecino del primer piso, teclista y director de la propuesta (Los Tropicales), lo había escuchado atentamente por un tiempo, “hasta que tocó la puerta de mi casa y me dijo que si quería ir a un ensayo. Yo le pedí permiso a mi mamá y ella me dijo que claro, que fuera. Desde entonces empecé a cantar más seriamente, porque ya lo había hecho desde muy pequeño…mi papá y mi mamá también lo hacían”.

Mientras vivió sus días de colegio estuvo inmerso en la movida tropical de la época y, paralelamente, empezó a desarrollar un gusto por tocar la guitarra y por la música colombiana. “Cuando estaba terminando bachillerato hice un programa de canto en la Universidad de Antioquia, y de ahí pasé a conformar el grupo Los de Provincia, que era de música latinoamericana. Estuve allí un buen tiempo, incluso cuando ya me había graduado y había empezado a trabajar en una empresa de confecciones”.

En ese momento, también integró las agrupaciones Pentragrama de los recuerdos y Detalles, y empezó a estudiar Costos en el Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid. Sin embargo, tuvo que renunciar a estas actividades por el tiempo que le demandaba su vida laboral. “De todas maneras la música seguía estando, y los fines de semana me programaba para seguir cantando. Todo siguió de esa manera por mucho tiempo… incluso cuando renuncié a mi trabajo para convertirme en empresario del sector textil: un tiempo desde la producción y otro desde la comercialización”.

Y efectivamente todo siguió su curso hasta que hizo el gran hallazgo de su vida: el tango. “Un amigo y cantor argentino me oyó cantando tangos en una presentación y me dijo: deberías dedicarte a esto, pero no con el nombre Jorge Mario Londoño, que es como para vender arepas, sino como Mario Luna… Me llamó la atención lo que me dijo y tímidamente incursioné en ese mundo, pero luego de un tiempo me desanimé porque estaba más concentrado en el trabajo”.

Casi cinco años después, su hermano, contador del Salón Málaga (una de las instituciones con mayor trayectoria en la difusión del tango en la ciudad), le propuso presentarse allí con un pequeño repertorio. “Yo me sabía cuatro tangos. Fui, los canté y al dueño le gustó tanto que me pidió que fuera a cantar todos los sábados. Esa fue una gran oportunidad porque, además de que pude empezar a aprender y enamorarme del género, pude empezar a presentarme por todo el país. Hoy me siento gratamente realizado”.

Desde 2010 ha sido un participante infaltable en el Concurso de Tango del Festival Internacional de Tango de Medellín, “y en el de este año pude presentar mi obra. Desde hace más de un año he estado componiendo tangos que hablen de nuestra cotidianidad porque, aunque nos podemos sentir identificados con los argentinos, quiero que los míos hablen de nosotros, de barrios como Belén y La Floresta. El año entrante espero grabar y publicar este trabajo”.

Por Laura Villamil.

Fecha

Julio 3, 2015

Categoría

Artistas, Gente

Tags

Artist, belén, cantante, compositor, empresario, hombre, música, músico, tango, viajero