Luis Fernando, el barbero de las celebridades

Luis Fernando, el barbero de las celebridades

Luis Fernando, el barbero de las celebridades

Este vecino, que llegó a este oficio por pura casualidad, cuenta cómo terminó motilando famosos. Entérese. Le encanta escuchar música, dice que de cada género rescata lo mejor.

Cuando el cantante de vallenato Daniel Calderón, el reguetonero Jowell, el youtuber Daniel Jaramillo o el ganador del Desafío Mateo Carvajal se sientan en la silla de Luis Fernando, se desprenden de su rutina y se convierten personas comunes y corrientes.

Él, mientras les corta el cabello o les arregla la barba, lanza ese tipo de preguntas que nadie se atreve a hacer para conocer bien sus gustos. En ocasiones, también cumple la función de confidente, ganarse su confianza, para este barbero, es todo un privilegio.

Luis Fernando Aguirre se dedica a este oficio desde hace 11 años. Dentro de sus planes nunca estuvo afeitar o acondicionar el cabello de otros, pero afortunadamente, dice, una decisión familiar lo encaminó en el mundo de las cuchillas, las tijeras y los espejos. “Un día cualquiera mi papá resolvió que mi hermano no iba a volver a frecuentar una peluquería y me pidió el favor de que si podía motilarlo. Aunque no tenía idea, acepté”.

Lo cierto es que la práctica hace al maestro. Eso sí que lo tiene claro este vecino, pues inicialmente solo sabía rapar, pero cuando visitaba a su barbero se fijaba en todos los detalles. Con los días Luis adquirió distintas habilidades, al punto, de que la mayoría de amigos le solicitaron un corte. Un año después de comenzar a manejar la máquina de motilar, en 2006, inició una técnica y dejó a un lado el sueño de ser ingeniero electromecánico.

Debutó en varias barberías. 5 años después se independizó. “Quería tener mi propio negocio, no obstante, llegó un momento en el que estaba tan lleno de trabajo que perdí mi privacidad y no tenía tiempo de estar con mi familia. A raíz de eso decidí darle un paro y busqué empleo en una empresa como operario de producción. El propósito era darme un descanso, pero apenas entré me vincularon y en vista de las garantías para mi familia, mis 2 hijas y mi esposa, me quedé. Allá duré 4 años”.

Por fuerza mayor, Luis retomó su camino de barbero independiente en octubre de 2016. A inicios del año siguiente supo sobre un lugar en Medellín diseñado especialmente para el cuidado de los hombres, quiso presentar una prueba de talento y pasó. Esa, asegura, fue la mejor decisión de su vida.

La sorpresa llegó cuando empezó a codearse con un montón de famosos, sin embargo, el reto con cada cliente es el mismo: “Lograr que se desconecten de su entorno, para que se dediquen tiempo y me abran su mundo, todo el que se sienta en mi silla tiene una historia increíble que vale la pena escuchar”.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Octubre 27, 2017

Categoría

Creativos, El Poblado, Gente

Tags

barba, barberia, barbero, cabello, hombres, motilar, servicio