“La gastronomía no es solo para expertos, es para todos”

principal

“La gastronomía no es solo para expertos, es para todos”

Recordar que su mamá le cultivó el hábito de ir cada fin de semana a un restaurante diferente para aprender no solo a alimentarse, sino a conocer tradiciones distantes por medio de los platos, le prendió el bombillo a Catherin Riaño, para responder ante un trabajo de la universidad. “Yo estudié Publicidad, y en el último semestre me pidieron construir una marca a partir de una pasión. Al principio estaba muy perdida, no sabía qué hacer, pero luego me di cuenta de que la gastronomía, que era algo tan natural para mí desde la infancia, era lo que estaba buscando”, cuenta ella.

El resultado de ese trabajo no solo fue una nota, sino una inquietud por emprender un proyecto basado en su percepción de los sabores. Y esa inquietud se le hizo más fuerte por los días de su práctica en una empresa de ropa interior, mientras diseñaba catálogos y etiquetas y planeaba colecciones y eventos. Esto, como cuenta, porque en ese momento ya era una fiel seguidora de importantes blogueros de gastronomía, como Tulio Zuluga, quien terminó convirtiéndose en su primer mentor.

“Él publicó un mensaje que decía: ‘¿Quieres ser un bloguero de gastronomía? Escríbeme’… Así que yo lo hice, le conté mis ideas y le dije que tenía miedo porque yo no era chef ni crítica culinaria, sino una persona del común que quería contar sus experiencias con la comida”, explica, y añade que gracias a él perdió el miedo a dar su opinión y conoció algunas personas del medio gastronómico de la ciudad.

Con este respaldo empezó a trabajar en la primera versión de su blog y la tuvo lista en 15 días, y de ahí en adelante siguió sumergiéndose por su cuenta en la tarea de ser bloguera. De esa manera le llegaron las lecciones sobre cómo expresarse en cada red social, cómo imprimir su esencia en los artículos, cómo tomar las fotos de acuerdo a la propuesta estética del blog, cómo monetizar el proyecto y cómo ofrecerles su propuesta a los restaurantes.

Con todo esto definido, parasaborearse.com empezó a despegar como idea de negocio, pues como explica Catherin, la metodología consiste en visitar establecimientos para escribir reseñas que incluyen opiniones sobre el sabor, el servicio, la ambientación (música, decoración y aseo), la variedad en el menú y la presentación de los platos. “Y esto lo hago cuando visito a un restaurante por mi cuenta, o cuando me llaman de alguno para escribirles algo. Si lo hacen, solo publico una reseña si me gusta el sitio, y si ellos quedan satisfechos les ofrezco un paquete de publicidad, es decir, de artículos sobre un plato que quieren impulsar, un evento que quieren hacer…”.

En este momento, y luego de 2 años de trabajo, Catherin se siente satisfecha por compartir su pasión y, sobre todo, por ver la respuesta positiva de sus lectores. “Tengo un seguidor, por ejemplo, que comenta todas mis publicaciones y me cuenta sus experiencias en los sitios que reseño. Creo que esa es mi parte favorita de todo lo que hago. Con eso me doy cuenta de que decirle a la gente que vea la gastronomía como algo cercano, y no algo solo para chefs y críticos, vale la pena”.

Por Laura Villamil.

 

Fecha

Junio 24, 2016

Categoría

Emprendedores, Gente

Tags

bloguera, el poblado, emprendedora, escritora, fotógrafa, joven, maquilladora, mujer, negociante, publicista, talento