La cámara es la invitada especial a todos mis viajes

7033490-1300px

La cámara es la invitada especial a todos mis viajes

Hace un tiempo, mientras recorría las calles de Camboya junto con su invitada especial, una cámara Canon 6D, Camilo Díaz se encontró la imagen que había estado buscando: una que además de tener toda la calidad técnica y estética le diera la sensación de haber hecho algo distinto a lo acostumbrado (una foto bonita de portrarretrato).

“Estaba caminando hacia el Angkor Wat, la estructura religiosa más grande del mundo, cuando vi que una niña de unos 11 años corría detrás de mí y me decía algo que no entendía. En algún momento paré y le pregunté qué era lo que vendía”, recuerda, y agrega con un tono desalentador que lo que trataba de ofrecerle eran servicios sexuales.

Con el ánimo de convertir la escena en un momento positivo, Camilo le propuso ser modelo por un día. “Le dije: ‘mejor vamos al Angkor y te hago un estudio fotográfico como si fueras una modelo’… Ese día mezclé todo lo que había aprendido sobre moda, publicidad, documental, arte… y resultó ser una revelación, porque entendí, mientras me arrastraba en el piso tratando de encontrar la imagen que quería, que eso era lo que tenían que tener mis fotos: un personaje que me despertara tantas emociones”, explica, y añade que lo siguiente que concluyó fue que para hallar esos personajes debía seguir siendo un viajero.

#angkor #travelphotography #cambodia #temple #natgeo @natgeo @natgeotravel @worldpressphoto @magnumphotos

Una publicación compartida de Camilo Diaz ?‍? (@camilodiazphotography) el

En esa actividad justamente se había iniciado años atrás, con una invitación a Nueva York. “Yo siempre me había negado a los viajes, sobre todo si eran a Estados Unidos, porque me había influenciado el modo de pensar de mi papá, quien era un poco comunista”, confiesa entre risas, y continúa diciendo que cuando le resultó la oportunidad de ir a la capital del mundo, la tomó. “Cuando llegué, todo fue una cachetada, porque caminar por esa ciudad e ir a los museos y galerías me abrió la mente y me permitió cumplir muchos de los sueños que tenía como pintor”, cuenta.

New York

Una publicación compartida de Camilo Diaz ?‍? (@camilodiazphotography) el

Esos sueños había empezado a construirlos como estudiante de Artes Plásticas en Bellas Artes (durante el colegio), en la Universidad de Antioquia (donde vio algunas materias por afinidad con el pénsum) y en la Universidad Nacional (de donde se graduó), en tanto, afinaba el pincel para alcanzar un estilo hiperrealista. Fue también durante su formación profesional que descubrió la fotografía, cuando jugaba con químicos y bandejas en el cuarto oscuro de la U. de A., “y como eso me divertía, terminé construyendo un cuarto oscuro en mi baño, con una ampliadora en blanco y negro que compré en una chatarrería”.

Desde esa época hasta hoy transcurrieron muchos años, los mismos que mejor se resumen en viajes: uno a Italia, para participar en un torneo mundial de hockey subacuático, el deporte que practica desde hace más de 10 años; otro, a Inglaterra, para aprender inglés; uno más a Argentina (para empezar una maestría en pintura que no terminó), donde se convirtió en el director de arte más codiciado, para campañas publicitarias (con la ayuda de un fotógrafo caldense); otro por Sudamérica, donde entendió que el viaje era su principio para hacer buenas fotos, y muchos otros que le prepararon su camino hasta Camboya, donde hizo el gran descubrimiento: ese de entender cuál era el alma de sus fotos.

Por Laura Villamil.

backStage ? happy new year amigos del mundo!! #backstages #behindthescenes #travelphotography #photographer #longneck #panpat #myanmar

Una publicación compartida de Camilo Diaz ?‍? (@camilodiazphotography) el

Fecha

Mayo 20, 2016

Categoría

Artistas, Gente

Tags

artista, bloguero, emprendedor, escritor, fotógrafo, hombre, laureles, viajero