Daniela Abad conoció a sus abuelos gracias al cine

Daniela Abad conoció a sus abuelos gracias al cine

Daniela Abad conoció a sus abuelos gracias al cine

Esta vecina de El Poblado (Medellín) hizo 2 documentales sobre sus familiares. El último es The Smiling Lombana. Conózcala.

La primera vez que Daniela Abad vio a Tito Lombana, su abuelo materno, le entregó un sobre lleno de dólares. Ese día pasaron la tarde juntos en una casa repleta de obras de arte y tomaron capuchino en una máquina de café que él había traído del Viejo Continente. Ella tenía 11 años, y nunca más volvió a saber de él. Tampoco imaginó que haría un documental sobre su vida.

Daniela Abad nació en 1986, en Turín, Italia. Sin embargo, sus primeros 12 años de vida los pasó entre el país europeo y Colombia. Su gusto por el séptimo arte se lo debe a su mamá, Bárbara, pues gracias a ella conoció las mejores películas del cine clásico. Juntas las veían y las analizaban.

Cuando terminó el colegio en Verona, quiso estudiar cine, “pero en ese entonces hacerlo era raro y costoso”, por eso tomó la decisión de regresar a Medellín y se autoconvenció de que debía elegir una carrera útil. Cursó 2 años de Medicina en la Universidad Ces. En 2009 abandonó el pregrado después de ver La ciencia de los sueños, de Michel Gondry, “con esa cinta comprendí que eso era lo que más me hacía feliz”.

Un amigo, que estudiaba Lenguajes Audiovisuales en la Universidad de Medellín, le recomendó la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (España). Cinco años después se graduó como directora de cine.

Su fuerte es la ficción. Sin embargo, por casualidad conoció a Miguel Salazar, que estaba adaptando El olvido que seremos — libro de Héctor Abad Faciolince — a un documental, y la invitó a codirigirlo. Mientras hacían una radiografía de la vida y asesinato de Héctor Abad Gómez, su abuelo paterno, pensó en Tito.

Al principio no se atrevía a hablar mucho, porque antes ese nombre incomodaba en su casa, pero les preguntó a sus familiares sobre el enigmático hombre y luego de cada respuesta escribió sin ninguna pretensión.

“Por no dejar, hice el proyecto The Smiling Lombana y en 2014 lo mandé para aspirar a la beca del FDC para escritura de largo documental y me la gané. Al año siguiente me postulé a la misma convocatoria, pero para la producción, y también fui elegida”.

Lo más difícil de la película, asegura, fue enfrentarse a su mamá, su abuela y su tía, que siempre quisieron mantener esa historia oculta. “Tito era un secreto que reflejaba el tabú de un país entero. Él, escultor y atractivo, era un arquetipo social que se podía repetir en muchas familias colombianas. Mi abuelo simboliza una época y la pérdida de valores por cuenta de la cultura del dinero fácil“.

Asimismo, dice que ambos documentales le sirvieron para entender a 2 personas que están muertas y que nunca conoció. De ambos guardó detalles que no quiso compartir con el publico, pero que al fin y al cabo le ayudaron a lo fundamental: armar el rompecabezas de su pasado.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Febrero 13, 2019

Categoría

Artistas, El Poblado, Gente

Tags

cine, daniela abad, director de cine, directora de cine, hector abad gomez, pantalla, pelicula, producción