Ferney Moreno cambió su profesión por el futbol americano

principal

Ferney Moreno cambió su profesión por el futbol americano

En la misma época en la que Ferney Moreno terminaba su carrera de Ingeniería Forestal, empezaba a deambular por los caminos del fútbol americano, sin estar muy seguro de adónde lo llevarían. Ignoraba, por ejemplo, que iba a terminar alejándose del ejercicio de su profesión el mismo que alguna vez había visualizado entre bosques y reservas naturales— para convertirse en el coordinador en jefe de Lobos, uno de los primeros equipos en esta práctica deportiva en Colombia.

Y no sospechaba este giro en su vida, como lo dice en retrospectiva, porque su primer contacto con esta disciplina había sido desde su sillón. “Un día estaba viendo televisión y me detuve en un partido. Como no entendía lo que pasaba, me propuse seguir viéndolo hasta saber cómo funcionaba. Me di cuenta de que tenía su gracia porque era complejo tanto táctica como estratégicamente, por eso me gustó y desde entonces no dejé de verlo”, recuerda.

A partir de ese día (en 2004), se encendió el cronómetro que cuatro años más tarde marcaría su llegada oficial al fútbol americano. Esto, según cuenta, porque fue hasta 2008 que conoció (a través de redes sociales) a un grupo de aficionados a esta práctica en la ciudad; un hallazgo que le permitió cambiar el control del televisor por las hombreras, el balón ovalado y las rodilleras.

“Llevaba mucho tiempo viendo las transmisiones de los torneos más importantes de Estados Unidos, pero nunca me había interesado practicarlo porque nunca había sido deportista”, dice, y añade que esa idea cambió cuando uno de los promotores del grupo lo convenció de acudir a los entrenamientos en la Unidad Deportiva de Belén, “y como yo vivo a dos cuadras de ahí,me animé para ver qué pasaba”.

Tras un tiempo de aprendizaje, él y otros aficionados empezaron a tomarse esta práctica en serio, hasta transformar “la recocha” en lo que hoy es Lobos. Esto no solo les significó un mayor empeño en la preparación física, sino un esfuerzo constante por conseguir patrocinios, adquirir indumentarias y abrir espacios de competencia (locales y nacionales).

“Aunque no pueda vivir de este deporte ahora, confío en que tenga un despliegue tan grande que en el futuro mucha gente pueda vivir de él

 

“Comenzamos a organizar torneos nosotros mismos porque no pudimos encontrar un respaldo de las diferentes entidades del deporte… No teníamos uniformes, entonces tuvimos que solicitar un préstamo para comprarlos”, afirma, y agrega que “en este momento hacen falta más clubes por formalizar para luego consolidar una liga y, más adelante, una federación… Ojalá podamos llegar a eso porque podríamos trabajar más fuerte para difundir este deporte”.

En medio de las luchas, pero también de las satisfacciones con su equipo, Ferney descubrió lo que realmente lo apasionaba de esta disciplina: los conceptos técnicos, estratégicos y tácticos, aspectos en los que se ha ido formando con dos horas diarias de lectura y con las oportunidades que ha tenido en el área directiva del equipo. “En 2013 dejé de jugar y pasé a ocupar otras funciones: coordinador en jefe y coordinador ofensivo”, dice orgulloso, pues está convencido de que estas labores le otorgan felicidad espiritual, “y aunque no pueda vivir de este deporte ahora, confío en que tenga un despliegue tan grande que en el futuro no solo yo, sino mucha gente, pueda vivir de él”.

Por Laura Villamil.

Fecha

Octubre 2, 2015

Categoría

Deportistas, Gente

Tags

árbitro, belén, deportista, emprendedor, entrenador, fútbol, Fútbol americano, hombre, ingeniero, innovador