“Fabricar joyas es como hacer magia”

principal_joyas

“Fabricar joyas es como hacer magia”

Hacer una joya es visualizar y destapar la belleza de un metal, y para eso se necesitan personas como Deisy García, una artesana que durante los últimos 8 años se ha dedicado a imaginar fines estéticos y cargados de significado para estos elementos. Lo mejor de todo es que con esa habilidad se ha ganado el reconocimiento de sus pares y de sus clientes, según cree, porque con cada pieza cuenta historias y demuestra perfección en la técnica.

Su inicio en este arte, explica, fue de lo más sorpresivo, porque ni siquiera sabía que llevaba un talento especial en sus manos. “Y me di cuenta de que tenía la facilidad para este oficio porque mi hermana estaba en unos talleres de joyería en el hospital en el que trabajaba. Era un espacio para que los empleados se desestresaran. Como el curso no tuvo muy buena convocatoria, les dijeron que podían invitar a familiares, así que ella me llevó a mí”, recuerda, mientras juega con los anillos que adornan sus manos.

En un principio, confiesa, sintió ganas de asistir al taller como aceptando un reto, porque pensaba que si su hermana podía fabricar una joya, ella también estaba en la capacidad de hacerla. Sin embargo, con el tiempo no solo entendió que tenía un poder de creación muy grande en sus manos, sino que supo que podía buscar un futuro profesional en esta área.

Con esa meta, Deisy ingresó y terminó la Tecnología en Producción de Joyería del Sena, en convenio con el Municipio de Envigado, una posibilidad que le dio el empuje necesario para abrir su taller en 2010. Más adelante, con más experiencia en su currículo, se postuló en Capital Semilla, el concurso de emprendimiento de la Gobernación de Antioquia.

Técnica: Engaste al bisel

Una publicación compartida de Deisy Garcia (@joyeriaclarodeluna) el

“Esa plataforma fue muy importante porque gané y eso me dio reconocimiento en el medio. Incluso varios diseñadores comenzaron a buscarme para producir sus piezas”. Trabajar para terceros le dio fortaleza a su negocio, pero con el tiempo decidió enfocarse en sus propias colecciones, las mismas que construye a partir de conceptos o ideas que la mueven, por ejemplo, el medio ambiente, el hogar y, más recientemente, el amor, la tranquilidad, la creatividad y paz en la vida de las mujeres.

Por estos días, no solo la emociona el diseño de una nueva colección, sino también la transformación de su marca, que pasará de llevar su nombre para llamarse Claro de Luna; un cambio que hizo pensando en su hijo, quien a la par de estudiar Matemáticas en la Universidad de Antioquia es aficionado a la joyería.

“He ido enseñándole con los años, porque él creció viéndome. Ahora no solo comparto lo que sé con él: desde hace poco estoy dictando un taller en la Corporación de la Mujer. No lo planeé, solo surgió y descubrí que me encanta”, dice con una sonrisa. Agrega que la opción de compartir lo que sabe con alguien más, incluso con sus clientes (quienes a veces piden participar del proceso de fabricación de una joya), le da una satisfacción enorme, “porque me encanta conectarme e interactuar con otros alrededor de este oficio mágico, en el que transformamos un metal en algo hermoso y lleno de significado”.

Por Laura Villamil.

Técnica: Engaste al bisel

Una publicación compartida de Deisy Garcia (@joyeriaclarodeluna) el

Fecha

Julio 1, 2016

Categoría

Artistas, Creativos, Emprendedores, Gente

Tags

artista, creativa, emprendedora, envigado, innovadora, joyera, mujer