“El deporte me ha regalado amigos, viajes y disciplina”

principal_deporte

“El deporte me ha regalado amigos, viajes y disciplina”

Natalia Buriticá, de 23 años, está a 2 meses de regresar a Sudáfrica, el lugar en el que empezó a escribir oficialmente su historia en el hockey subacuático. Esto, como explica, porque fue ese el primer destino internacional que pisó por cuenta de una competencia en esta disciplina, la misma que le ha dado sus mejores amigos, viajes, amores y aprendizajes.

“Esta vez, como en 2008, voy para un mundial. En esa ocasión estaba en la selección Colombia júnior y este año estoy en la élite”, explica con emoción, y agrega que espera construir tan buenos recuerdos en esta oportunidad como en el pasado, “porque no se me borra de la memoria el momento en el que hice el gol que nos permitió quedarnos con el segundo lugar”.

Tampoco ha olvidado que cuando tuvo la posibilidad de representar al país en ese certamen ajustaba tan solo 5 meses de entrenamiento; una situación que le dio el impulso que le faltaba para convencerse de que tenía futuro en esa práctica de caretas, piscinas y aletas. “Fui muy afortunada porque como no había muchas niñas en mi categoría, y era la primera vez que Colombia llevaba una selección femenina, me tuvieron en cuenta”, afirma.

Agrega que supo de qué se trataba este deporte a través de una amiga, quien la invitó a su primer entrenamiento. “Ese día salí llorando porque me pareció muy duro. Le dije a mi mamá: ‘Aquí no quiero volver’. No quería intentarlo más, pero un entrenador me convenció de hacerlo. En la segunda práctica me mucho fue mejor”, dice con tono seguro, y añade que así fue como día a día, hasta que llegar al mundial, se fue habituando a la exigencia de esta práctica, “y con esa competencia comprobé que quería seguir aprendiendo y mejorando para convertirme en una profesional”.

De ese momento hasta hoy han pasado un poco más de 7 años y múltiples campeonatos locales (con su club Cardumen), nacionales e internacionales. De ellos destaca los mundiales de Holanda 2011 en la categoría Sub-23, donde logró el tercer lugar junto con sus compañeras, y Portugal 2011 en la categoría élite, donde quedaron sextas.

Natalia ha podido conocer más de 12 países gracias al hockey subacuático.

 

“En 2013 fui a un mundial en Hungría, donde quedamos de quintas en la categoría élite”, cuenta, y continúa diciendo que después de ese torneo vino el mejor que ha tenido hasta ahora: el mundial que jugó en España en 2015. Allí fue la capitana de la categoría júnior, lideró a su equipo y obtuvieron el primer lugar. Hacer el recuento de sus travesías por los campeonatos más importantes del hockey subacuático no le causa más que orgullo.

Sin embargo, en marzo, luego de jugar otro mundial en Sudáfrica, Natalia decidirá si continúa o no en los entrenamientos y las competencias, “porque esto me demanda más de la mitad de mi disponibilidad horaria. Practico de domingo a domingo, pero a veces solo quisiera vivir con el ritmo de una persona que no compite”, manifiesta con ilusión, pues ha considerado ejercer su profesión de ingeniera mecánica y hacer una maestría en un futuro cercano.

Por Laura Villamil.

Fecha

Enero 22, 2016

Categoría

Deportistas, Gente

Tags

campeona, deportista, hockey, joven, mujer, mundialista, subacuático