Bigote, el pizzero alemán de Carlos E.

principal_bigote

Bigote, el pizzero alemán de Carlos E.

Bigote. Así, a secas, prefiere este alemán nacido en Colonia que lo llamen. Y es que 23 años atrás adoptó ese nombre, el mismo que le puso a sus pizzerías: BigoteS. El germano es un ingeniero electrotécnico apasionado por la cocina, todos sus conocimientos culinarios los adquirió en Tenerife (España), donde se radicó por 14 años y tuvo 5 restaurantes con especialidad en pizzas.

Hace 5 años el amor por una mujer lo trajo a Medellín y hace 3 llegó al Carlos E. Restrepo, desde entonces el sabor de su comida es cada vez más popular entre los comensales. Lo que diferencia su cocina de la del resto, señala,  es que todos los ingredientes son realizados por él mismo, de hecho los sabores de las pizzas son su creación.

El restaurante BigoteS, que ahora tiene sede en Cristo Rey, se caracteriza por su particular masa semigruesa y suave, los ingredientes son naturales, sin conservantes. Desde la salsa de tomate hasta la tocineta o el jamón tienen procesos de preparación similares a los que se les realizan en Alemania. Por eso tienen una planta en la que cada producto de los 28 tipos de pizza que se ofrecen en el lugar son inspeccionados y realizados por Bigote.

Lo mismo ocurre con las sillas, las mesas, los objetos decorativos y los hornos. Todos los hizo él a su gusto, para que cada que llegue un cliente sienta que está en un salón de Alemania. Los visitantes hacen largas filas por entrar, el sabor de la comida es exquisito, además, brinda la posibilidad de armar la pizza al gusto e intercambiar ingredientes sin que tenga un costo adicional. Aunque este hombre no domina muy bien el español, se las ingenia para sacarle un chiste a cada comentario que hace.

Su buen sentido del humor, dice, es porque todos los habitantes de Colonia, la cuarta ciudad más grande de Alemania, son amables y tranquilos. De hecho, afirma que nada lo enoja, porque esos estados de ánimo dañan su salud. “¿Para qué enfadarse? Es como cuando está lloviendo y te molesta, pero sigue la lluvia, no puedes cambiarlo. Mejor acéptalo como es y listo”.

Otra de las virtudes de Bigote es la honestidad, por eso asegura que a pesar de que muchos dicen que las pizzas son baratas, el piensa que el precio es el justo, por eso los locales están llenos todos los días. No por el valor, sino por la calidad. De su tierra natal no extraña casi nada. Manifiesta que ama la ciudad de la Eterna Primavera como si fuera suya, lo único que le incomoda es la congestión de las vías y la imprudencia de los conductores.

Este autodidacta de la cocina ama lo que hace, su mayor satisfacción es que ver la sonrisa en los ojos de quien hunde sus dientes en el triángulo quesudo, esponjoso y jugoso de una de sus especialidades.

Por Dafna Vásquez.
dafnav@gente.com.co

Fecha

Agosto 5, 2016

Categoría

Emprendedores, Gente

Tags

alemán, aventurero, carlosé, cheff, cocinero, extranjero, hombre, laureles, pizzero, restaurantero, viajero