El bicampeón mundial de boxeo que entrena en Belén

El bicampeón mundial de boxeo que entrena en Belén

El bicampeón mundial de boxeo que entrena en Belén

Beibis Mendoza, el boxeador que le enseñó a dar los primeros golpes a Yuberjén Martínez, es entrenador de esta disciplina en el Carlos Mauro Hoyos.

Dos resultados imprevistos marcaron el inicio y el fin de la carrera del boxeador Beibis Antonio Mendoza. Uno fue cuando quedó campeón en su primera participación en un torneo nacional, a los 14 años, y otro, una defensa del título mundial en Panamá, donde un golpe en el décimo round lo mandó al hospital.

Nació en Arboletes, un pueblo del Urabá antioqueño al que describe como el más hermoso del departamento. Su padre fue beisbolista y desde siempre quiso inculcar en sus hijos el amor por el deporte, incluso a la hora de elegir su nombre decidió rendir homenaje al legendario lanzador de los Medias Rojas de Boston: Babe Ruth.

Su historia en los rings comenzó a los 12 años con la motivación de un hermano mayor al que le gustaba el boxeo, pero no podía practicarlo, pues cada que lo golpeaban sangraba por la nariz. Sufría de algo que en su pueblo natal se conoce como “tabardillo”.

Mendoza recuerda que por ser delgado no contaba con las condiciones físicas requeridas para practicar el deporte, pero las ganas le sobraban y por eso comenzó a asistir a sesiones de entrenamiento con Apolinar Medina, 2 horas por la mañana y un par más en la tarde. Además prestaba atención a las instrucciones que recibían los deportistas más avanzados y por eso no tardó en destacarse.

Estuvo en 12 torneos departamentales y 2 años después fue seleccionado para representar a Antioquia en un torneo nacional. Aunque todos esperaban un campeón de Bolívar o Atlántico, que en ese momento eran los departamentos potencia del boxeo, los golpes de Beibis fueron protagonistas; en esa competencia se hizo campeón del país y fue reconocido como el boxeador más técnico.

“Epa, pues parece que sí voy a lograr mis objetivos”, pensó el púgil después de conseguir la victoria. Los alicientes para seguir dando la pelea fueron su familia y las palabras de su entrenador cuando le dijo: “Beibis, mi sueño es tener algún día un boxeador que vaya a unos Juegos Olímpicos y yo sé que tú puedes llegar”.

Con la participación en más de 200 peleas en el campo aficionado, Mendoza logró renombre entre los boxeadores minimosca. Fue 5 veces campeón a nivel nacional, pero ninguno de esos triunfos se comparó con la alegría de representar al país en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, cuando tenía 19 años.

A pesar de que se ubicó en el puesto octavo del certamen, el púgil dice con los ojos vidriosos que fue lo más bonito que le pasó como persona y como deportista, pues todos los que se dedican a la práctica de una disciplina consideran la llegada a los Olímpicos como la meta máxima.

Ese mismo año dio el salto al boxeo profesional y el 1 de noviembre en Cartagena, con 18 peleas invicto, la empresa Don King le ofreció patrocinio y tuvo la oportunidad de pelear el título mundial de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo) con el nicaragüense Rosendo Álvarez, en Las Vegas, Estados Unidos. Lo noqueó en 7 de los 12 rounds del encuentro.

Peleó en más de 40 oportunidades en el boxeo profesional. Se radicó en Estados Unidos y, desde Arboletes, su familia lo seguía a través de la pantalla. Él les pedía que llevaran a su mamá para otro lado porque era la que más sufría con cada golpe. Pasó por el cuadrilátero del Madison Square Garden (Nueva York), por el Caesars Palace (Indonesia), y a sus 23 años llegó hasta Corea donde consiguió el segundo título mundial al enfrentarse al entonces campeón Yo Sam Choi.

90 días después regresó a Panamá para defender su título ante Roberto La Araña Vásquez. “Iba ganando sobrado hasta el décimo round, no sé en qué momento, me descuidé y cuando abrí los ojos desperté en el hospital”. Las consecuencias fueron un hematoma cerebral y la decisión de retirarse, entre comillas, del boxeo. A su regreso al país terminó el bachillerato que había abandonado en noveno grado e hizo una tecnología en Entrenamiento Deportivo en el Sena.

En su tierra natal, donde el coliseo municipal lleva su nombre, fue el primer profe que tuvo el subcampeón olímpico Yuberjen Martínez y hace 3 años llegó a Medellín para trabajar con la Liga de Boxeo de Antioquia en el Carlos Mauro Hoyos. Allí enseña a otros esta disciplina en la que, como él dice, hizo una carrera corta, pero sustanciosa.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co

Fecha

Septiembre 21, 2017

Categoría

Belén, Deportistas, Gente

Tags

Beibis Mendoza, belén, boxeador, Boxeo, Deportes, Historia, Yuberjén Martínez