Ana y su cámara, una pareja inseparable

principal_ana_camara

Ana y su cámara, una pareja inseparable

Ana María Chica no sabe en qué momento se enamoró. Simplemente un día llegó a sus manos y sintió que había estado ahí desde siempre. La conexión que tiene con la cámara, dice, es indescriptible, es algo más profundo que su primer amor.

Esta vecina, que está en el último semestre de Comunicación y Lenguajes Audiovisuales en la Universidad de Medellín, hace 4 años – debido al agotamiento que le generó la carrera – decidió profundizar sus estudios en fotografía. Así que, prácticamente sin el permiso de sus padres, tomó sus maletas y viajó rumbo a Buenos Aires (Argentina) para cumplir el sueño de ser tan buena fotógrafa como Henri Cartier Bresson, uno de sus referentes.

“Comencé en la Escuela Motivarte. Tenía 19 años y era la única extranjera, no fue fácil, me tocó trabajar en un supermercado. Pero allá, en Argentina, se me despertó toda la pasión por captar imágenes, mejor dicho ahí sí que me enamoré de este oficio”.

En 2014 Ana María volvió motivada a terminar sus estudios universitarios en Colombia, eso sí, sin dejar de lado su gran amor. Al pasar el tiempo se ha dado cuenta que lo que más llama su atención es la fotografía documental, pues en ella ha encontrado que, a través de una imagen, puede dar a conocer al mundo una realidad social y despertar muchas emociones en el espectador.

#working @mcquintero24 #Repost @djdarkangel_ with @repostapp ・・・ #photoshoot @donpini en la @palmaproductions

Una publicación compartida de Ana Maria Chica (@lamonadelasfotos) el

Después de un día pesado le gusta salir a fotografiar en la ciudad, incluso ese hobby le dio vida a una serie fotográfica que trata sobre el misterio en Medellín, producción por la que fue invitada en septiembre -junto con otras personas de un colectivo de fotografía liderado por el maestro Oscar Jairo González- a la cuarta edición del Festival Foto Clip, que se realizará en Texcoco (México).

Por ahora, el viaje no es seguro, pues ella y sus compañeros aún no cuentan con los recursos económicos para participar de ese evento. De acuerdo con Ana María su proyecto es muy fuerte, por eso está a la espera de que alguna empresa interesada en la cultura les brinde una mano. No obstante, ella continúa luchando para cumplir la meta de tener una exposición fuera de Colombia, compartir con fotógrafos internacionales y mostrar en México ese lado de Medellín que para muchos pasa desapercibido pero que a su lente no se le escapa.

Además, ha trabajando en La Baty Films, una productora audiovisual con énfasis en la industria musical que fue fundada por su colega Federico Aguirre, a quien asegura le debe muchos de sus logros, “él me enseñó a confiar en mi talento. Yo creía que no podía ser una gran fotógrafa y ya me las creo. Con Federico me di cuenta que todos tenemos permitido soñar y que esos deseos se pueden hacer realidad”.

Antes de salir a la calle Ana María coge su cámara. Ambas son inseparables, no pueden pasar más de dos días sin verse porque se hacen falta y se necesitan, en palabras de ella, ese objeto es su felicidad, es su vida.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Agosto 19, 2016

Categoría

Gente, Vecinos

Tags

artista, creativa, envigado, fotógrafa, mujer, soñadora, viajera