Alejandro eleva sus anhelos en un globo

principal_alejandro

Alejandro eleva sus anhelos en un globo

Fabricar un globo solar tiene un significado espiritual para Alejandro Ruiz. Mientras lo hace va sanando heridas interiores; 8 días de su trabajo se pierden en el cielo en menos de 5 minutos. Dentro de las figuras no solo está el aire, ahí van sus emociones, anhelos, alegrías y tristezas. “Con el tiempo me di cuenta de que podía renovar mi vida, que no bastaba con elevar globos por elevarlos, sino que me servía para entender que todo es efímero y hay que aprender a vivir con eso”.

Alejandro comenzó a hacer globos y cometas en 2001, cuando tenía 19 años, pues un amigo lo invitó a participar en una jornada de elaboración y, desde entonces, se ‘empeliculó’ con el tema. Los globos solares, a diferencia de los de papel, están hechos de plástico y en vez de fuego necesitan aire para elevarse. En un principio, este vecino de Belén la Nubia vio su pasión más como una opción laboral que como un pasatiempo. Sin embargo, se dio cuenta de que era casi que imposible vivir de hacer globos, por eso ahora lo tiene como pasatiempo y formó Aire Libre, una marca con la que hace producciones, desde las escenografías de globos y cometas, en el barrio y las comunas aledañas. Además, ha sido invitado a diferentes festivales nacionales e internacionales para mostrar su talento.

Dentro de sus figuras favoritas están los de animales: gallinas, marranos, iguanas, guacamayas y peces. Al año hace 2 proyectos personales y en diciembre vende una gran variedad de motivos. Alejandro prefiere los globos de gran tamaño, de los que pueden medir hasta 60 metros.

Trailer Balao, una tradición que asciende. from Balão Documental on Vimeo.

La fabricación de un globo solar, cuenta el aficionado, parte del concepto que se quiera trabajar, “luego se hacen los modelos a escala y se comienzan a reemplazar por plástico. El tiempo que demore la elaboración depende de la complejidad del proyecto, por lo que puede tardar entre 8 o 12 días trabajando diario”. Asimismo, señala que en el cielo, en un día soleado, pueden durar de 5 a 6 horas en el aire, eso depende de las condiciones climáticas.

Alejandro, que es productor y realizador audiovisual, comenzó en el mundo de las cometas y los globos sin ser ni cometero ni globero, de hecho no llegó a ese mundo por una tradición familiar, él fue descubriendo su afición con el tiempo, incluso ha ido combinándola con su profesión. Uno de sus trabajos más destacados es un documental sobre los globos de papel llamado Balao, que explica la labor y la técnica de los globeros, tratando de reivindicar su oficio.

De igual forma, ha realizado varios talleres y tomas culturales en los barrios de Belén, enseñándoles a los jóvenes su arte, su pasión, esa que le es difícil de describir, pero en la que todos los días eleva sus sueños.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Septiembre 2, 2016

Categoría

Artistas, Gente, Innovadores

Tags

belén la nubia, globero, impulsor, innovador, joven, organizador, productor musical, profesor, soñador