¿Por qué en Medellín unas obras se hacen y otras no?

¿Por qué unas obras se hacen en Medellín y otras no?

¿Por qué en Medellín unas obras se hacen y otras no?

En Belén la Alcaldía de Medellín invierte $ 41.600 millones en obras de infraestructura. Aun así, líderes comunitarios resaltan las obras que siguen pendientes.

Veinticinco años después de estar solicitando el arreglo de los andenes de la 30A, hoy la comunidad de Rosales por fin empieza a ver los resultados de las obras. Diego Orozco, presidente de la Junta de Acción Comunal de ese barrio, cuenta que solo hasta la administración pasada tuvieron un proyecto definido, que incluyó la reforma de las aceras entre las carreras 70 y 81, con una inversión de $ 4400 millones.

Sin embargo, esa es solo una de las intervenciones de infraestructura que ha reclamado esa comunidad. “Hace 2 años solicitamos un gimnasio al aire libre, porque en la mitad del barrio la gente no tiene dónde entretenerse”, dijo el presidente de la Jac y agregó que también han pedido una manito para los 14 parques internos que tiene el sector, además de una petición que hicieron hace 4 años para el arreglo de los andenes que rodean la Unidad Deportiva de Belén.

Sobre este tipo de necesidades también saben otros líderes comunitarios de la 16. En el barrio Los Alpes, por ejemplo, la presidenta de la Jac solicitó hace 7 meses una intervención integral para la plazoleta del parque, que se inunda cada que hay temporada de invierno.

Lea también: Mujer de 69 años fue víctima de agresión sexual en un taxi

En respuesta a su requerimiento, la Alcaldía contestó que para mitigar el problema debía nivelar el piso del teatrino y crear buenos drenajes, pero aclaró que no contaba con los recursos para hacerlo.

En el barrio La Gloria, el líder comunitario Daniel Henao comentó que lleva 2 años gestionando solicitudes para la malla vial del barrio y para arreglar una losa de la canalización de la quebrada Altavista que está averiada. “Nos han dicho que quedan en turno según las prioridades. Hasta ahora han arreglado algunos sitios con las brigadas de la Alcaldía”, acotó.

Por otro lado, hay proyectos macro, como el de la longitudinal occidental, que están solicitando para desembotellar la Loma de Los Bernal desde hace 5 años, pero que aún no ha sido priorizado.

Le sugerimos: En Belén La Gloria están aturdidos con el paso de volquetas

¿Cómo se escogen?
El volumen de intervenciones solicitadas por las comunidades choca con la antigüedad de las obras y la carencia de recursos. De acuerdo con la secretaria de Infraestructura Física (Sif) de la Alcaldía de Medellín, Paula Palacio, ese despacho realiza 2 tipos de intervenciones: los proyectos estratégicos —tipo metrocables, tranvías y parques bibliotecas— y la renovación y mantenimiento del espacio público.

“Frente a los procesos de mantenimiento, el Plan de Desarrollo nos trae unos indicadores que nos dicen la meta que nos ponemos para los 4 años” dijo Palacio.

Dichos mantenimientos los ejecutan mediante la firma de contratos, que están sujetos al presupuesto asignado para cada año. ¿Pero dónde intervenir? Palacio sostuvo que los sitios priorizados los obtienen del Sistema de Información (Siro) en el que se encuentran “todas esas PQR y solicitudes ciudadanas que nos van llegando”.

El sistema, que les permite a los funcionarios identificar los sitios para priorizar, tiene un gran inconveniente: “Tenemos solicitudes desde el 2001”, expresó la funcionaria.

Vea además: “Dormir se nos volvió un tormento”: vecinos del mall de la 70

Aseguró además que están tratando de evacuar las solicitudes más antiguas y aquellas en las que se evidencia algún tipo de afectación al ciudadano. Un ejemplo de ello son los puntos de alta accidentalidad: “Damos prioridad a los lugares donde vemos que hay un alto flujo vehicular y donde se puede generar accidentalidad por las condiciones en las que está ese espacio público y obviamente tratamos de bajar un poco solicitudes que hace más de 10, 15 o hasta 20 años se encuentran en la Administración municipal”.

¿Por qué no alcanza?
Con 5,3 billones de pesos de presupuesto para el 2018, un 22 % más que para el año pasado, cabría preguntarse por qué no alcanzan los recursos para atender todas las necesidades que en los barrios. Uno de los grandes motivos sería el retraso en materia de mantenimiento. Así como una pequeña gotera puede terminar por dañar todo un techo, los rezagos en el mantenimiento de la infraestructura de la ciudad llevan al panorama del día de hoy.

Así lo explicó la jefe de despacho, que sostuvo además que los recursos destinados en años anteriores para el mantenimiento de los andenes y malla vial de la ciudad eran exiguos. “Normalmente lo que ha hecho la Secretaría de Infraestructura a lo largo de los años es énfasis en los proyectos estratégicos y dedicar un poquito de recursos en el mantenimiento de la ciudad”, dijo Palacio.

Con el fin de resolver el déficit acumulado en materia de andenes y vías, la Alcaldía destina desde el año pasado una importante partida presupuestal: “Este año es la primera vez que tenemos más de 10.000 millones para andenes, y eso no había pasado; siempre eran 2000 o 1500 millones, que, si uno lo ve en un mapa, de acuerdo con las necesidades de la ciudad, sí es una cifra muy baja”

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co